13.1 ºC

27 de septiembre de 2020

Notas de opinión

¡Cuidado!

04/08/2020

Por Roque Severo***

Cuidado chicos, la droga acecha. No traten nunca de probar nada. Así, como lo mejor de los dados es no jugarlos, la mejor manera de librarse de un hábito vicioso es no contraerlo, porque una vez contraído y arraigado, se ha de sostener una lucha terrible como peligrosa para vencerlo, y si aún se logra la victoria es a costa de mucho sufrimiento y muchas pérdidas de energía física, mental y moral.                                                                                                                   

Todas estas drogas, marihuana, cocaína, morfina y tantas otras, excitan el sistema nervioso, produciendo un placer físico y psíquico, que coloca al individuo en un estado de euforia, o sea  de bienestar, y luego inician su acción destructiva, cuando transportan a las víctimas a horribles infiernos de indecibles torturas.                                                                                               

El que se droga cae en la estupidez total, la cual obliga a aumentar la dosis. Buscan el placer sin el opuesto dolor, o sea que buscan el placer solamente, cosa imposible de lograr. En esto se engañan, porque la naturaleza es insobornable y las leyes naturales penan al transgresor.         

No sería posible evolucionar, si a la luz no se opusieran las tinieblas, a la verdad  el error, al bien el mal, a la virtud el vicio, y así se podrían aumentar largamente los ejemplos.                     

La droga después de producir euforia transitoria, precipita al drogado en un infierno de impotencia y desesperación.                                                                                                             

Tiene que conseguir nuevamente la droga, ya es imposible pasar sin ella, así despaciosamente, va cayendo en las redes que el mismo se fabricó, allí queda atrapado y esclavo de su vicio.         

No sean tan desdichados de contraer el vicio de la droga, sean como los pensadores, artistas, músicos y todos los obreros  mentales y manuales, que cuando el cerebro se embriaga de ideas, el trabajo es una delicia, un gozo inefable, un verdadero paraíso natural.                         

Allí encontraremos nuestra dicha, entonces el hombre es fiel imagen de su creador, sin ninguna sustancia tenebrosa que destruya los naturales dones, con los cuales Dios y la naturaleza nos han dotado, vivamos por Dios, no arruinemos lo más maravilloso que tenemos: nuestro cuerpo.

Octubre de 1999 

*** Roque Severo (1922-2003). Juarense como el resto de su familia, fue el mayor de 5 hermanos. Lector empedernido de temas variados, con el tiempo se dedicó a la escritura, sobre todo de cuentos que enviaba a una revista chilena con sede en Temuco, para su publicación, actividad que lo encontró hasta sus últimos años de vida. También supo colaborar con  artículos para los periódicos locales Patria Nuestra, Tribuna y El Fénix. En esta edición, publicamos uno de sus múltiples trabajos.


Copyright © 2020 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana