16.1 ºC

19 de abril de 2019

Locales

"Era un pibe que estaba vacío y Juárez me brindo muchísimo"

10/04/2019

Los árboles del parque 9 de Julio parecen husmear la charla desde sus ramas. Sin embargo, prefieren aprovechar las últimas horas de sol de la tarde porque ya conocen su historia, porque ya lo han visto pasar por allí en alguna prueba de atletismo, porque quizás el viento que le hace cosquillas a sus ramas, ha traído como un susurro las historias de Pedro Luis Nievas, popularmente conocido como "Monzón". Detrás de sus lentes hay una mirada donde se conjugan la alegría y la tristeza. El 5 de abril cumplió 65 años y aunque recuerda que vino de otra ciudad trasladado de un instituto al Instituto Cayetano Zibecchi, el no deja de repetir que este es su lugar en el mundo.

Actualidad y recuerdos

Llegó a Despertares en el año 2014. "Estoy muy bien aquí, no tengo nada de que quejarme. La verdad que Luis del Biaggio, al que muchos dicen el loco, fue el que nos dio una mano bárbara a muchos de nosotros que realmente estábamos en la calle. Él poco a poco fue levantando este muro y nosotros salimos del muro del silencio".


¿Te sentís un personaje popular de Juárez?

M: No. Soy Monzón solamente. Soy yo.

Pero sos muy conocido?

M: Yo sé que para el día de mi cumpleaños mucha gente me saludó, pero quizás a la mitad de la gente no la conozco.

¿Tenés algún recuerdo importante en tu vida?

M: Recuerdo mucho al Padre Osvaldo Catena. El me enseñó a cantar, pero además fue una mano grande para mí. Estuve muchas veces con él y siempre cantábamos. Y de ahí seguí con la música.

Estamos a muy pocos días de Semana Santa. Monzón era uno de los que cada año se sumaba a la representación. "Fue una experiencia muy buena. Yo hacía de bueno (risas)? En realidad del peor de todos, Judas, el que traiciona a Jesús" y siempre con el humor que lo caracteriza dice "lo tomaba como una actuación, porque si me lo hubiera tomado muy a pecho hoy no estaría aquí" y con las manos hace el dibujo de la decisión que tomó Judas.

Monzón expreso que la música y el atletismo "me alegran la vida y me hicieron mucho bien". Recordó que le gustaba hacer imitaciones y que una vez en el escenario de Alumni lo "imité a Magnanini y se puso como loco". 


Filosofía

La filosofía ha intentado por todos los medios hacer difícil las cuestiones centrales de la vida. Esas preguntas existenciales que circulan como mariposas pero que aguijonean como avispas son, en definitiva, obstáculos para dudar de la posibilidad de la simpleza y la felicidad.

A veces, en una pequeña charla, en un hombre que "mira al sudeste", está la semilla de una lágrima o una sonrisa que puede desbaratar las complicaciones o la dolarización de  la jornada.  

"Monzón" llegó a Benito Juárez en el año 1973 del Instituto de Menores de San Martín. Recuerda que su pasión por el atletismo surgió en "el Instituto desde donde vine a Juárez cuando tenía apenas 9 años y lo hice hasta hace poco, cuando se me jodió el corazón. Me agarró tipo un infarto y ahora poco a poco me he ido recuperando aunque ya no podré correr más". Recuerda que toda esa vida dedicada al atletismo fue "muy buena hasta donde aguantó el corazón. Hice muchos amigos y viajé a muchos lugares de la provincia de Buenos Aires y una en 1985 en Capital Federal".

Actualmente "Monzón" es concurrente al Centro de Día Despertares. Allí el profesor de música Ricardo Rodríguez lo ha regresado a otro ámbito que disfruta como es la música. "Me gustó cantar y yo ya hacía eso con el padre Rafael. Yo aprendí Hebreo que es hablarle a Dios pero cantando".

¿Estás feliz con tu vida?

M: Si. Gracias a Dios todo bien. Como dicen, he llevado la vida de un loquito como quien dice.

¿Te consideras así, un loquito?

M: Mucha gente dice el loco Monzón, pero ese loco Monzón siempre ha dado una mano. Hace pocos días había una persona muy caída y la levanté. Y ahora se recupera en el hospital.

¿Qué cosas te ponen tristes?

M: La pobreza que hay en Juárez. Miro a mí alrededor y hay gente muy pobre. Yo soy pobre, pero hay que mirar más a los otros, a los que están fuera de uno. Hoy está todo complicado, el tema del dólar?lo veo muy apagado a Benito Juárez.

¿Y qué cosas te ponen alegres?

M: Lo que hago con mis compañeros aquí. Me gusta dibujar. Todo sale de aquí (señala su cabeza), no copio. Yo vi unos dibujos que hace un señor en Buenos Aires en las paredes y eso me inspiró.

¿Cómo es tu día?

M: estaba un poco triste con lo que me pasó del corazón. Pero poco a poco me voy reponiendo, haciendo cosas y eso me ayuda. Tener la cabeza ocupada te salva, sino estas muerto.

Monzón señaló que "fui un pibe muy golpeado, muy abusado. Era un chico que estaba vacío, no tenía nada y Juárez me brindo muchísimo, a pesar de ser un pibe travieso". Además de Catena, Monzón dice que "toda la gente de Juárez es importante en mi vida. Cuando estuve internado en el hospital por lo del corazón, mucha gente se preocupó por mí. Me di cuenta que Juárez me quiere. Por supuesto que habrá algunos que no como en la política, obviamente."

Le digo de sacarle unas fotos.  Entonces, después de la conversación regresa el silencio, ese que el escritor inglés William Hazlitt  señaló como "un gran arte para la conversación", entonces comprendo que en Monzón algunos silencios me han dicho tanto como sus palabras. Entonces apagó el grabador, le saco unas fotos y regreso para casa. Los árboles del parque 9 de Julio se hacen los distraídos, miran ayudados por una brisa para otro lado. El sol está comenzando a caer y Monzón regresa sobre sus pasos, sobre ese presente cargado de recuerdos que le inspiran a pensar que en nuestra comunidad encontró su lugar en el mundo.

jmiarussi@elfenixdigital.com


¿Qué te pareció esta noticia?

176 opiniones registradas.

22% Me gusta

Copyright © 2019 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana