12.9 ºC

18 de noviembre de 2018

Deportes

Vela

12/12/2008

El instructor de la Escuela Municipal de Vela Menor y Canotaje, Jesús Vázquez, fue invitado a participar de la entrega de diplomas a celebrarse en la Fragata Sarmiento

El próximo martes 16 de diciembre a las 19.00 hs se realizará la entrega de diplomas del último curso del año llevado a cabo por la Armada Argentina y de esta manera se efectuará el cierre del 2008. 
El Instructor de Vela Menor de nuestra ciudad, Jesús Vázquez, fue invitado especialmente para la ocasión y estará presente en dicha ceremonia que se efectuará a bordo del Buque Museo Fragata Presidente Sarmiento. 
La invitación fue cursada por la capitana de Fragata y Jefa de División de Relaciones con la Comunidad, María Inés Flores. 
Cabe destacar que el famoso Buque Escuela de la Armada Nacional Argentina se encuentra anclado en el dique 3 de Puerto Madero y llegó desde Inglaterra en el año 1898. La fragata lleva el nombre de Domingo Faustino Sarmiento, en homenaje al presidente de la nación que fundó la Escuela Naval en 1872. 
El buque permite apreciar las particularidades de la armada argentina de fines del siglo XIX y comienzos del XX, y conocer las particularidades de sus viajes y los puertos en los cuales recaló. La embarcación fue botada en 1897 y por décadas realizó viajes por el mundo. Estuvo presente en una gran cantidad de episodios históricos como la coronación de Eduardo VII de Inglaterra, Alfonso XII de España, el centenario de la independencia de México o la inauguración del Canal de Panamá. Fue, además, el buque escuela de los cadetes navales de la Armada Argentina. 
La fragata posee ochenta y cinco metros de eslora y trece de manga y cuenta con una estructura de madera, acero y bronce. Declarada Monumento Histórico Nacional, actualmente ha sido convertida en un museo. Al igual que hoy lo es la Fragata Libertad, la Fragata Sarmiento fue una embajadora flotante del país en todos los puertos del mundo, que permitió el estrechamiento de lazos con muchos países. Según se cuenta, sus travesías no estuvieron acompañadas de comodidades, sino que todo se hacía a fuerza de mucho trabajo, reflejado por el personal de las calderas, donde no se podía permanecer largo tiempo debido a la temperatura de las mismas, que llegaban a sobrepasar los 60ø C, y el espacio en el que se movían no llegaba a un metro de ancho. 
Desde que dejó de zarpar de esos puertos se transformó en un museo naval con más de un siglo -150 años precisamente- de historias, anécdotas y viajes para compartir. 

Copyright © 2018 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana