7.8 ºC

19 de mayo de 2019

Locales

"Mirá como nos ponemos"...con algunos

06/01/2019

El estructural flagelo del abuso ha acaparado nuevamente las agendas de los medios de comunicación nacionales tras los casos de violación y abuso registrados en los últimos días, más aún, por las denuncias públicas efectuadas contra el reconocido actor, Juan Darthés.

IMAGEN DE ARCHIVO

Durante el 2018, los movimientos feministas han ganado terreno en el espacio público al manifestarse sobre determinadas temáticas que afectan o atentan directamente contra el género femenino. Es el caso del surgimiento de un grupo de jóvenes denominadas "Se va a caer", muchas veces acompañadas por el ya conocido Grupo de Mujeres "Encuentro", quienes participaron activamente en repudios y escraches a hombres que habían sido acusados por abuso sexual registrados en nuestra ciudad durante el año pasado.  En notas realizadas por este medio, una miembro del colectivo manifestaba que el grupo se había formado con el objeto de brindar ayuda y contención a las víctimas de abuso sexual o violencia de género y planteaban realizar debates para armar un protocolo específico de asistencia a las mismas. 


El alcance restringido de las movilizaciones sociales feministas locales 

Meses atrás, un presunto caso de abuso sexual a una menor de edad ejercido por un profesor se hizo público cuando la joven lo manifestó en el ámbito escolar. Una vez superada esta instancia, el caso fue denunciado en la Comisaría de la Mujer y la Familia. Por razones propias del proceso de investigación llevada adelante por la institución antes mencionada, no se puede incurrir en dar nombres de la víctima y victimario, pero seguramente el lector no se sorprendería al conocer la identidad del presunto abusador. Sin embargo, lo que si no deja de sorprender es el silencio del Colectivo "Se va a Caer" y del Grupo "Encuentro" frente a este caso, que si hacemos historia y nos permitimos la memoria, nos retrotraería a otras acusaciones sobre abuso sexual supuestamente perpetuados a lo largo de varios años por el mismo sujeto.  

En la misma nota citada anteriormente y ante la consulta sobre la dificultad y demora en efectuar la denuncia de abuso sexual por parte de la víctima, el grupo de jóvenes expresó que la mujer tarda tanto por el hecho de que la sociedad y los familiares muchas veces no le creen. "Ninguna mujer tiene ganas de inventar que fue violada o abusada, y menos por un familiar"; enunciado que pierde legitimidad por el mismo silencio al que hacemos referencia. Así surgen preguntas, la denuncia de la joven ¿carece de credibilidad?, o ¿qué diferencia tiene con los otros casos de abuso que las interpelaron el año pasado? Que aún no haya sido probado el acto de abuso no podría ser considerado una justificación ya que las movilizaciones justamente se llevaron adelante para lograr el esclarecimiento de las acusaciones. ¿Acaso influye la identidad de los acusados en la intención de movilización del colectivo? 

Como sociedad también hemos mostrado cierta apatía respecto del caso en cuestión, pero aún confiábamos en que la proliferación de movimientos de mujeres reforzaría las demandas del género, en cambio vemos que este silencio atenta contra la legitimidad de su discurso social, volviéndolo hipócrita y enemigo de los preceptos de la lucha feminista. 

leandroandreoli@elfenixdigital.com


Voto registrado con éxito

Gracias por darnos su opinión

¿Qué te pareció esta noticia?

213 opiniones registradas.

16% Me gusta
25% Me aburre

Copyright © 2019 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana