3.3 ºC

26 de junio de 2019

Locales

Aprender desde la problemática o la duda

11/04/2019

Desde el año pasado algunas instituciones secundarias de la provincia de Buenos Aires, estatales y privadas fueron elegidas para convertirse en escuelas promotoras de un nuevo formato educativo que tiene como eje central la construcción de saberes integrados a través de proyectos elaborados entre distintas áreas.

Para conocer un poco más sobre esa nueva modalidad de escuela que durante el 2018 se implementó con los alumnos y profesores del primer año de secundaria básica, dialogamos con la profesora de Inglés del Instituto Pedro Díaz Pumará (IPDP), Agustina Saint-Andre, quien se desempeña en esa institución educativa como Profesor Acompañante de Proyectos (PAT).

Las escuelas que fueron elegidas como promotoras en Benito Juárez fueron Secundaria Nº 3 y Media 2 del ámbito público y el IPDP de gestión privada.


El nuevo formato

Saint-André explicó sobre este nuevo formato que se empezó a implementar en algunas escuelas  de la provincia de Buenos Aires "hace hincapié sobre diferentes aspectos dentro de la escuela secundaria. Principalmente se busca la construcción de aprendizajes integrados  a través de proyectos elaborados entre diferentes áreas,  la planificación conjunta en cuanto a ejes y contenidos  a trabajar, el diseño de criterios de evaluación y una visión sobre la evaluación más integral, como proceso continuo, con criterios claros y compartidos con los alumnos desde el inicio" y agregó que "se incorpora una nueva metodología  de planificación de la enseñanza en conjunto con otros profesores  a través del ABP (aprendizaje baso en proyectos y problemas) y la evaluación colegiada (entre varios profesores) por medio de rúbricas".

La idea general de este nuevo formato, que ya se implementa en varias partes del mundo es que "los alumnos son invitados a trabajar partiendo de datos curiosos, dudas sobre un tema o problemática de la vida real por resolver y, para desarrollar dicho proyecto,  los alumnos utilizan contenidos y estrategias de diferentes materias que cursan". Por otra parte explicó que de esa manera "ellos investigan, reflexionan, preguntan, generan hipótesis, buscan evidencias, crean. A su vez, el enfoque de la evaluación pasa a ser sobre seis capacidades básicas y no sobre los contenidos aislados y fragmentados. Estas son: pensamiento crítico, resolución de problemas, aprendizaje autónomo, comunicación y expresión (oral y escrita), trabajo colaborativo y ciudadanía democrática".

El nuevo formato incorpora la figura del PAT (profesor acompañante de trayectorias) "quien acompaña a los alumnos y docentes en lo pedagógico y vincular, y hace de nexo entre los diferentes agentes involucrados: docentes, familias, preceptores, directivos y equipo de orientación. Es una figura que los alumnos adoptaron durante el pasado año como referente frente a conflictos de diversa índole, así como también para generar diferentes propuestas y utilizar como puente hacia otros actores de su entorno" explicó Saint-André.


La implementación

El 2018 fue el primer año de implementación y este año continuó con los alumnos de segundo año y los que ingresaron a primer año. Respecto a la experiencia vivida el año pasado Saint-André señaló que "durante su primer año de implementación surgieron algunas dudas por parte de los profesores, alumnos y familias en especial a principio de año ya que era un formato nuevo sobre el cual aún no conocíamos todos sus alcances y potencial. Pero, con el correr delaño, fuimos descubriendo varias de sus ventajas. En particular, nos resultó muy provechoso el  hecho de poder reunirnos semanalmente durante todo el ciclo lectivo ya que es una de las condiciones de la propuesta para todos los docentes de los cursos involucrados en el formato. Dichas reuniones nos permitieron conocernos entre los docentes, nuestras formas de trabajo, de evaluar, acordar proyectos a desarrollar en conjunto, acuerdos comunes para implementar en las aulas, conocer más de cerca el funcionamiento y características de los alumnos y poder así poner en práctica estrategias que nos ayudaran a mejorar la enseñanza-aprendizaje". Por otra parte indicó que "se logró así un mejor vínculo con los estudiantes y entre los docentes también,  y eso se reflejaba en nuestro trabajo diario. Por otra parte, la incorporación de las rubricas con diferentes criterios a trabajar durante un proyecto en particular o durante una evaluación o trabajo practico como instrumento de evaluación colegiada, nos permitió mostrarle a los alumnos otra forma de evaluar sus aprendizajes. A través de estas, ellos  pueden saber en qué aspectos van bien y en cuales tiene que mejorar, y no solo ven una calificación numérica sin referencia alguna a sus logros".

¿Qué aspectos positivos se evidenciaron en los alumnos?

Saint-André: se evidenciaron importantes avances en los vínculos con sus profesores y un conocimiento más detallado de sus dificultades y logros y estrategias a implementar debido al trabajo en equipo logrado entre los docentes. El hecho de acordar criterios de enseñanza y evaluación entre docentes y alumnos, la relación cercana lograda por medio de las reuniones, el acompañamiento de sus trayectorias hicieron que los alumnos entendieran que estábamos trabajando con y para ellos, y que valorábamos sus esfuerzos y  todos conocíamos sus fortalezas y debilidades. Así como también trabajamos y evaluamos en base a estas características.

Finalmente Saint-André indicó que "una de las evidencias de este trabajo minucioso fue la disminución de alumnos desaprobados al finalizar el ciclo lectivo y creemos que fue debido a la forma de trabajo colaborativo y cercana en la que pudimos trabajar y acompañarlos gracias a las características del formato".

jmiarussi@elfenixdigital.com




¿Qué te pareció esta noticia?

113 opiniones registradas.

23% Me gusta
15% Me aburre

Copyright © 2019 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana