19.4 ºC

24 de septiembre de 2020

Locales

Día del Maestro. Recuerdo de los docentes jubilados

10/09/2020

En el día del maestro se recuerda siempre a quien fue el abanderado de promover la enseñanza y de crear escuelas, Domingo Faustino Sarmiento.

Docentes entregando actividades en contexto de pandemia en Paraje El Luchador


Hoy El Fénix quiere homenajear a quienes fueron los verdaderos protagonistas en llevar adelante esa tarea docente  hoy ya jubilados pero siempre dispuesto a continuar aportando por su innata vocación.

No ha de existir hoy persona a la que le falte un recuerdo muy grato de alguna de sus maestras o maestros de la niñez, pero también, esta nostalgia está en la mente de esos majestuosos maestros (hoy "seño") que, por ahí anónimos en el mundo pero fueron pilares de nuestra formación.

La Señora Dorina Luoni es una de ellas y la invitamos a que nos reflejara alguna remembranza de esos años pasados. 

A continuación van esas palabras en la  que varios lectores podrán recordar una época con fuerte emoción.

Mi experiencia en la noble tarea de enseñar

Por Dorina Luoni

Hoy ya retirada hace 31 años plasmo en estas líneas recuerdos de mis comienzos y de muchas colegas que hicimos sus primeros pasos en la docencia con destino en la zona rural.

No era fácil estar alejado de sus familias, amigos ni comodidades del hogar, pero el sentimiento profundo por la función docente ha dado la fuerza necesaria para cumplir con mi vocación en la escuela rural.

Era estar dispuesto a ser compañera de la comunidad campesina, desarrollar la enseñanza y acompañarlos en sus problemas. 

He sabido bien lo que es la ruralidad desde niña, dado que viví e hice hasta segundo grado en el campo.

Una vez recibida maestra desembarqué en la Escuela N° 24 de Paraje El Luchador, distante 80 kilómetros de la ciudad cabecera, tan solo con dieciocho años acompañada por la inolvidable Olga Piccirilli.

Al momento de llegar comenzaron a venir los alumnos a caballo, en carros, sulky o a pie.

Era el mes de mayo, el clima no acompañaba y los caminos eran de tierra...

Olga atendía primer, segundo y tercer grado y yo cuarto, quinto y sexto.

Había casa habitación para nosotras, en la cual nos quedábamos de lunes a viernes en épocas normales. La primera vez estuvimos veinticinco días sin poder volver a Juárez; luego un miembro de Cooperadora nos acercó hasta la estación de ferrocarril a 30 kilómetros y faltando siete kilómetros, ante lo pantanoso del camino, tuvimos que caminar hasta la estación.

La tarea escolar se planificaba diaria, mensual y anualmente.

Los grados superiores además de los contenidos de Lengua, Matemática y Ciencias eran acompañados por técnicos del INTA y veterinarios, quienes informaban acerca de las enfermedades en zona rural y así concurríamos a la Feria de Ciencias que se realizaba en Benito Juárez.

En el año 1980 llega la fusión de las escuelas N° 24 y N° 30 aumentando la matrícula, la cantidad de docentes, los servicios de combi, comedor escolar y la cantidad de personal auxiliar.

Con el transcurso del tiempo la tecnología permitió innovadoras técnicas de enseñanza, aunque en la zona rural la conexión no es óptima, lo que trae dificultades para la implementación de nuevas formas de aprendizaje.

En estos tiempos de pandemia veo como a diario los docentes y el personal auxiliar y de combi renuevan su compromiso con los alumnos haciéndoles llegar los cuadernillos para no perder su ritmo de aprendizaje.

¡FELIZ DÍA!


Copyright © 2020 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana