27.2 ºC

12 de diciembre de 2017

Política

Docentes: Reclamo legÍtimo, dentro de las aulas

16/03/2017

Una vez más, el ciclo lectivo bonaerense se torna un complejo entramado donde los reclamos, las medidas de fuerza, las presiones y las distintas opiniones se multiplican.

Es bajo el porcentaje de docentes de Benito Juárez que se adhirieron a la huelga. La mayoría opto por la asistencia a las aulas, sin negar justos reclamos.

El presente año ha prevalecido una politización de los reclamos, llevados principalmente por dirigentes simpatizantes del kirchnerismo y partidos de izquierda que en plena lucha interna gremial aportan al desgaste del nuevo gobierno con extorsión, llevando problemas históricos de la educación pública, desde edilicias, salarios, calidad y nivel educativo, capacitación, presentimos, etc. a una dureza en el reclamo y confrontación que no practicaron en los años anteriores. Indudablemente la mayoría de los dirigentes, son en parte responsables de ese deterioro de la educación pública que obliga a los padres que financieramente puedan llegar a esforzarse a enviar a sus hijos a escuelas privadas. 

Una situación estructural, en parte naturalizada por papás y mamás que unos días antes al inicio de clases, se preguntaban si llevar o no a sus hijos a la escuela y si éstas, estarían abiertas y habría docentes trabajando. En parte también, causante de un profundo malestar que es notorio en aquellos que se resisten a creer que año a año esta es la situación que hay que afrontar: no quieren acostumbrarse a que los alumnos estén en cualquier lugar, menos en las escuelas.

En este contexto, es meritorio hablar de los docentes que van a la escuela, que abrieron sus aulas en tiempo y forma justificando su accionar en que velan por los derechos de los niños a recibir educación y de los padres a llevarlos a la escuela. Esos docentes están dando clase. Sabemos que constituyen la mayoría de los maestros en Benito Juárez, porque en nuestro distrito el acatamiento al paro es muy bajo. ¿Por qué están en las escuelas? Cada uno de esos docentes decide atravesado por un conjunto de factores pararse frente al curso y hacer eso para lo que se formaron: dar clases. Acatan lo dispuesto desde la gestión educativa que llama al diálogo y a la generación de consenso, conscientes que pueden discutirse estos temas y otros, estando dentro de la escuela. 

Muchos maestros no comprenden la medida de fuerza de los gremios. Comparten el reclamo,  algunos agremiados con lo que hacen oído sordo a la idea de paro. Otros, aun siendo parte de los mismos, no se encuentran representados por los personajes que año a año se vuelven notorios y caen en tela de juicio: quienes componen la cúpula sindical docente, como Roberto Baradel que nunca estuvo al frente de una clase. Para algunos profesores, se tratará de un intento de desestabilizar al gobierno provincial (y con ello sacudir la estructura nacional) por lo que no quieren ser cómplices de esas acciones. Otros simplemente, priorizan su sueldo: aunque bajo, prefieren cobrarlo sin descuentos como los que anunció la Dirección General de Cultura y Educación por medidas que al mismo tiempo, se disputan a nivel judicial. La mayoría de los docentes que están en el aula, sin lugar a dudas, han plantado posición: defienden la escuela pública y están allí, batallando en el territorio. Consideran fundamental preservar el derecho a la educación de niños y jóvenes que, de otro modo y de volverse masivo el paro, no tendrían cómo aprender a escribir, ni sumar ni ningún otro conocimiento básico para la vida que aporta la escuela. 

Por todos estos motivos, por alguno de ellos o por una mezcla de varios, son muchísimos los docentes que hoy por hoy siguen apostando al reclamo legítimo dentro de las aulas. Esperando el compromiso también tan necesario, de familias y alumnos en una cruzada que los enfrenta, muchas veces, a sus propios colegas. 





¿Qué te pareció esta noticia?

105 opiniones registradas.

28% Me gusta
15% Me aburre

Copyright © 2017 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana