16.1 ºC

19 de abril de 2019

Locales

Génesis en el fondo de una librería

12/04/2019

La vida no es más que una sucesión de fotografías que se disponen una detrás de otra como en una película. Si pudiéramos detener el tiempo una milésima de segundo podríamos apreciar con mayor detenimiento los minuciosos detalles con los que está construida nuestra realidad. Nicolás Conte, es un artesano de vidas de ficción. Hasta podría decirse, que en el estudio que ha montado detrás de la librería que atiende con su hermano Rómulo y sus padres, Ricardo y Cristina ocurren génesis sin necesidad de la palabra divina o un texto bíblico que lo justifique. Mientras algunos siguen pensando y se asocian para defender la teoría de la tierra plana, el escenario desde donde germinan los mundos de Nicolás Conte es una mesa plana, donde se permiten varios soles, algunas lunas, cielos pintados que vienen a ponerle luces y sombras que van dando vida a los personajes de sus cortometrajes.

Comienzos

Nicolás Conte estudió Diseño de Imagen y Sonido en la UBA y luego un ciclo de profesorado en la Universidad Abierta Interamericana. Se ha especializado en la técnica de Stop Motion (animación cuadro por cuadro)  y su corto de graduación "Yo te quiero" alcanzó premiaciones nacionales e internacionales, además de llegar a la Tv por cable en un ciclo de cortometrajes. Ese primer cortometraje con esa técnica "alcanzó más de 175 selecciones oficiales en festivales de todo el mundo, llegó a más de 70 países y obtuvo 33 premios" comentó Nicolás Conte.

¿Por qué te inclinaste por esta técnica para contar historias?

NC: La carrera que estudié no es de animación sino de cine, donde aprendí todo sobre el lenguaje audiovisual.En el último año de la carrera estudié una materia que era animación y ahí conocí este mundo más en profundidad y desde ahí nació aquel primer cortometraje. Y la verdad me encantó.

Por otra parte, Nicolás comentó que en animación "hay que crear todo. Los personajes, los decorados, las acciones que realizan, la historia. Es una especie de gran rodaje pero en miniatura. 

Actualmente Nicolás se encuentra trabajando en la edición de un cortometraje denominado "Entre Baldosas". La idea "nació en el año 2012. Pero la animación lleva muchísimo tiempo, mucho más que un rodaje en vivo con actores. En animación debes hacer los movimientos de los personajes cuadro por cuadro, por ejemplo hacer pestañear un personaje con stop motion significa mucho tiempo" y agregó "además deeso en la Argentina esto se hace de manera independiente. Son muy pocos los estudios que hoy viven de la animación".

Luego de "Yo te quiero" realizaron junto a otros jóvenes una mini serie para televisión que se llamó "La tierra en mis manos". La idea del cortometraje  "Entre Baldosas" en la que actualmente trabaja fue  seleccionado por el INCA y eso "nos brindó unas clínicas de capacitación y fortalecimiento del proyecto. Luego concursó con una carpeta en becas del Fondo Nacional de las Artes y ganó. Tiene ese pequeña ayudita económica que te sirve más de nombre que desde lo monetario. Pero suma". El nuevo cortometraje lo realiza junto a Micaela Doll en la etapa de rodaje y desarrollo, joven que también participó en "Yo te quiero" y  lo que es postproducción con Laura Esteves con quien "ya llevamos tres años de trabajo porque fotografiamos todo por separado y luego teníamos que situar a los personajes sobre los decorados y eso estiró los tiempos".  Ese trabajo comenzó en Buenos Aires de manera on-line, es decir subiendo lo que van haciendo cada uno a un espacio en la nube. "Es un trabajo colaborativo que sigo haciendo desde Juárez con ella".


Regreso

Hace ya un tiempo que Nicolás y su pareja, la pediatra Paula Murúa, se radicaron en nuestra ciudad. Sin embargo, eso no impidió que Nicolás siguiera adelante con su nuevo cortometraje. Contó que "los últimos años en Buenos Aires fueron tiempos difíciles laboralmente. Así que lo que hacía era en forma independiente y eso mismo lo puedo hacer aquí, que es un laburito de hormiga. En Buenos Aires como aquí debía hacer otras cosas para poder vivir".

¿Estar al frente de la librería con tu hermano y tus padres te impide pensar en otros proyectos?

NC: No. Siempre estoy pensando en nuevos proyectos, desarrollando la idea de otros cortos. Lo que si supe al venirme a Juárez era que se dificultaría trabajar con grandes marcas o con agencias de publicidad que tienen plata para grandes producciones, aunque siempre hay que tener espalda. Buenos Aires por ahí te brinda esas posibilidades aunque no lo garantiza. Quizás en un futuro se puedan dar trabajos freelance desde Juárez para otros lados ya que atrás de la librería estoy armando poco a poco mi estudio.

¿En la Argentina esta técnica se desarrolló para competir de igual a igual con otros países?

NC: En los últimos años el stop motion en la Argentina es un boom. Mucha gente se comenzó a dedicar a este trabajo y en Córdoba no hace mucho tiempo se inauguró un espacio estatal para desarrollar este trabajo. Esta técnica requiere de mucho espacio físico. Necesitas una especie de taller.

Me voy de lo que poco a poco será el estudio. Una tabla que hoy son baldosas mañana puede convertirse en el suelo lunar donde aterrice una nave o una nueva idea de Nicolás Conte. Adelante una fotocopiadora se devora un papel en blanco y lo escupe con algunas letras y dibujos. Hay delante de ese lugar mágico donde ocurrirán nuevos génesis una cantidad de objetos de librería, que temo, tarde o temprano, una noche de estas, se irán de los estantes pasito a pasito, para pedirle, como alguna vez pidió Pinocho a su hada Azul, que Nicolás les de vida. 


jmiarussi@elfénixdigital.com



¿Qué te pareció esta noticia?

132 opiniones registradas.

25% Me gusta

Copyright © 2019 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana