" />?>

19.7 ºC

11 de diciembre de 2019

Locales

Homenaje a Osvaldo Catena: Recuerdos y emoción por quien dejó corazones sembrados

02/12/2019

Coral Quimey, de la Fundación Educacional de la Usina popular Cooperativa de Necochea, fue el cierre para una jornada donde parte de la comunidad juarense recordó al querido Padre Osvaldo Catena.

Ese grupo de vecinos en gran mayoría, es gente que no solo conoció al Padre Osvaldo, sino también sus obras dejadas en esta ciudad: algunas lo recuerdan en la ciudad y otras son testimonios vivientes de quien no solo predicó a un Dios de amor, sino que lo mostró a través de su trabajo como instrumento y servidor.

Desde muy temprano la Iglesia Nuestra Señora del Carmen comenzó a poblarse de gente. Algunos aparecieron con el arribo de Coral Quimey, aproximadamente a las 19 y se quedaron hasta el final. Compartieron varias horas y seguramente fueron muchos los recuerdos que vinieron a las mentes.

Marcos Testani: "Después de 43 vuelvo a tocar el charango a la Iglesia"

Marcos Testani, juarense, radicado en Necochea, es integrante de Coral Quimey y se formó en la música popular, atraído por el Padre Osvaldo y también por su acompañamiento en la elección y decisión de convertirse en músico.

Marcos es alguien "de la casa", que nos vino a Juárez a rendir homenaje al Padre Osvaldo Catena, al cumplirse el 33er. Aniversario de su partida, algo muy sentido para los juarenses, que este sábado quedó demostrado una vez más.

Marcos nos dijo "la verdad, es un gusto poder estar de regreso en nuestra casa, donde hemos pasado momentos gratísimos con el Padre Osvaldo, el Padre Jesús (Artigot)", recordó. 

Luego expresó sobre sus comienzos, que "me inicié en el camino de la música, de unir a través de la música, de compartir, ése era el mensaje que decía y practicaba Osvaldo con nosotros. Más allá de su gran talento musical, sabemos que fue una gran persona, un hacedor, un vínculo entre todos los que pensaban diferentes. Alguien como Osvaldo estamos necesitando en esto tiempos", señaló con acierto.

"En este tiempo hay que seguir a una figura como Osvaldo", expresó. 

Luego dijo estar "muy contento, ya que después de 43 años vuelvo a tocar el charango en la iglesia" y más adelante expresó que "el charango lo inicie porque Osvaldo en el año "76 me presentó personalmente a Jaime Torres, quien me regaló las primeras cuerdas y me enseñó a tocar el charanguito, las primeras notas", señaló con una amplia sonrisa, al recordar lo que fue su primer paso. 

"Y desde ahí arranqué y no paré hasta el día de hoy", expresó y por lo que se vio durante la presentación de Coral Quimey, disfruta la música y en especial su charango, ese instrumento que lo transporta en el tiempo y lo conecta con el Padre Osvaldo, que debe seguirlo atentamente desde Allá, porque Marcos interpreta esa música popular que a él tanto le gustó.

En otro momento dijo que "para mí es un orgullo poder hacer la Misa Criolla, con un coro de amigos de Necochea, de la usina, un coro bellísimo. Cuando yo estaba en Juárez añoraba un poquito y escuchaba el coro de Benito Juárez que dirigía Morodel de Tandil, no sé si se acuerdan, y yo me decía debe ser lindo tocar el charango en un coro", manifestó.

"Así que, ya hace varios años este estoy de charanguista en el coro de la usina. Para mí es un placer poder compartir música con ellos. Tenemos los mismos gustos musicales. Hacen muy bonita la Misa Criolla que tanto nos representa así que este es un lindo homenaje para Osvaldo", dijo.

"Recordar tiempos pasados, gratos momentos con Osvaldo, que es una figura que siempre está presente entre todos nosotros. Y lo está a tal punto que en 2013 se hizo un espacio Cultural en Necochea que se llama "Catena" en honor a Osvaldo Catena. En la entrada tiene la foto del Padre Osvaldo. Esa foto tiene su frase preferida, que expresaba "Andando se va la vida con acierto y con alegría".

Con relación a ese espacio cultural nos contó Marcos que "es un lugar donde pusimos escenario. Muy bonito, para disfrutar de los músicos y donde la figura Osvaldo siempre está presente", se emociona y lo comprendemos, porque quien no lo conoció se emociona al oir los recuerdo que ha dejado Catena. 

En otra parte de la charla Marcos Testani señaló que "va gente de afuera de Necochea, de la zona, gente de Santa Fe, y saben de Osvaldo y lo recuerdan. Una persona muy querida, muy reconocida Osvaldo por toda su trayectoria musical. También con las misas", dijo.

"Así que aquí estamos en Juárez y Osvaldo nos sigue guiando hasta el día de hoy. Y pienso que va a seguir así porque es una figura que nunca desaparece", por el contrario, ante la falta de ciertos valores, con paso del tiempo, parece agigantarse.

Venir a un homenaje como este, sabiendo del peso y del valor comunitario del homenajeado se siente muy distinto y Marcos coincide. "Lógicamente, es muy sentido, muy particular. Realmente es un homenaje y un honor para mí, hacer lo que aprendí con Osvaldo en esta Casa, en nuestra Casa en la Iglesia de Benito Juárez. Prácticamente me he criado acá. Viniendo a misa de sábado y domingo, teníamos un grupo hermoso. El coro que formó Osvaldo en muy corto tiempo", recordó.

Marcos no dejó un pedido a los juarenses, principalmente a quienes son admiradores de Osvaldo Catena: "Ojalá que sigan (sus pasos) y estoy seguro que así será. Disfruten de la figura de Osvaldo y los mensajes que él nos dejó. Eran cortos, pero muy profundos y muy concisos".

Al final de la charla nos dejó una frase de esperanza, alentadora, optimista y muy usada por el homenajeado de este sábado: "Siempre adelante, como decía Osvaldo", concluyó Marcos Testani.

Actuación de Coral Quimey

Coral Quimey está compuesto por Enzo Scuffi (solista), Mario La Battaglia (Percusión), Pablo Altamirano (Teclados), Fidel Bianciotti (Guitarra) y Marcos Testani (Charango). El coro compuesto por más de 30 voces. Todos bajo la dirección de Eduardo Liboreiro.

Alrededor de 300 personas se hicieron presente a la hora de la actuación de Coral Quimey disfrutando y recordando a quien en otros tiempos supo interpretar esa música: Osvaldo Catena. 

En la misma casa y con un integrante de Coral Quimey, que fue acompañante de Catena antes, este sábado fue protagonista del homenaje al cumplirse 33 años del inicio de su viaje. 

Quien escribe no tuvo la bendición de conocer a Osvaldo Catena, pero sí de tomar conocimiento de lo hecho en esta comunidad y en las buenas marcas visibles en el corazón de mucha gente.

Gracias a momentos como el del sábado podemos apreciar que Osvaldo Catena sigue vigente.


jcantero@elfenixdigital.com


Copyright © 2019 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana