2.5 ºC

11 de julio de 2020

Locales

Juan de Dios Tello, el autodidacta que perseguía las estrellas

15/02/2020

Días atrás en la vecina ciudad de Azul, se apagó para siempre la vida de Juan de Dios Tello. Para algunos vecinos un perfecto desconocido, para los más memoriosos y que peinan canas, un juarense inventor, astrónomo, físico autodidacta que sorprendía con sus inventos y su pasión por la astronomía.

Redescubriendo al "astrónomo popular"

El frío obituario señala que un tal Juan de Dios Tello, falleció en la ciudad de Azul, el pasado 10 de Febrero, a la edad de 89 años. Muchos vecinos seguramente se preguntarán, quien era. Para los memoriosos, es un pedazo de la historia de B. Juárez. 

Tello, nació en Juárez en el año 1931, siendo uno de los siete hermanos que integraban la familia. Cursó estudios primarios concurriendo a una escuela luego de recorrer 15 kilómetros a lomo de caballo y vadear algún arroyo.

Su hermano José Miguel "El flaco", el más conocido por ser contemporáneo de muchos de nosotros y haber desplegado actividades políticas y administrativas en Barker, hoy residiendo en Juárez; cuenta que siempre Juan de Dios fue muy apegado a la iglesia y de hecho se marchó de esta ciudad hacia Azul, siguiendo los pasos del Cura Mosse, a mediados de la década del "70. Ya establecido en la vecina ciudad, comenzó a hacer labor de limpieza en la Iglesia Catedral, cuando era párroco el cura Gardey.

Apasionado por la astronomía y ya residente en Azul,  fue en la Biblioteca Popular "Bartolomé J. Ronco" donde comenzó a estudiar astronomía con los libros y revistas que posee la entidad. Entre el material estudiado en la Biblioteca Popular halló bibliografía que lo orientó en la construcción de su primer telescopio que, como buen autodidacta, construyó con las piezas que le dieron sus amigos: espejos de diez centímetros, uno cóncavo y otro plano; a partir de esos elementos obtuvo el resto de las partes en chatarrerías y basurales con los que armó el elemento que llevó a todos los rincones de Azul.

Fue fundador del "Centro Astronómico" de Azul en 1994, junto a jóvenes azuleños que lo siguieron en su accionar y lo acompañaban en sus observaciones, y alma Mater del proyecto de creación del "Observatorio Astronómico Municipal" que está emplazado en inmediaciones de la usina eléctrica en Villa Fidelidad.

Cuando debió elegir un lugar de ubicación del Observatorio Astronómico se inclinó por Villa Fidelidad, cerca del arroyo que recordaba su niñez y lugar de afincamiento de los dueños de estas tierras, los pueblos originarios pampeanos, entre quienes tenía algunas de sus más fuertes amistades.

En los últimos años recibió sendos homenajes de la comunidad, entre ellos del Honorable Concejo Deliberante de Azul que, el 20 de diciembre de 2017 (Resolución 4021) lo declaró Personalidad Destacada de la Cultura del Partido de Azul, en la misma ceremonia en que Roberto Glorioso fue distinguido como Ciudadano Ilustre de la ciudad.

Juan de Dios Tello había declarado  "cuando me pase a la quinta dimensión, desde donde según algunas teorías no se regresa, he de transferirlo (al telescopio) a una persona o institución dedicada al estudio de la astronomía, siempre que lo haga a favor de la comunidad, o sea, sin costo obligado para observadores y estudiantes de bolsillos flacos" .Educaba en la belleza, desde su permanente simpleza.


Rescatado por la historia local

"El buceador" de la historia lugareña, Oscar "Cacho" Julianelli, en su libro "Entre amigos y parroquianos", dedica un espacio a Tello. Relata el historiador que por aquellos años (1954-59) existía en Juárez la Acción Católica donde los jóvenes que concurrían, entre los que se encontraba el autor, se reunían a escuchar la charla del cura y despuntar algunos juegos como el tenis de mesa y de naipes. Ahí se desempeñaba Tello ayudando a los curas en los distintos quehaceres. Lo describe como un individuo introvertido, sencillo y de voz pausada, apenas perceptible. Pero lo más extraordinario del relato, es que el ya "físico autodidacta" ¡lanzaba cohetes al espacio!. "Con apenas sexto grado, construía sus cohetes y formulaba su combustible. El recuerdo más impactante es haber presenciado un lanzamiento en el antiguo patio de la Parroquia (hoy Banco provincia) junto a la numerosa platea de los chicos de la Acción Católica.

Recuerdo, cuenta Julianelli, "que Tello maniobró su cohete ante la atónita mirada de todos nosotros, dejando el artefacto una estela de humo blanco y un fuerte olor a azufre. Curiosamente el paso del tiempo le fue dando valor a este maravilloso inventor que, con pocos elementos y menos capacitación, pudo desarrollar lo que para hoy es casi imposible ser realizado. Conservo un recuerdo para Tello, admirable vecino juarense que desafió el tiempo y la lógica.." señala entre otros términos en su libro Cacho Julianelli, rescatando del tiempo y la historia, al Juan de Dios Tello, inventor, astrónomo, físico, autodidacta juarense que se fue a habitar hace pocos días a la quinta dimensión que imaginaba desde niño.

 (Fuentes consultadas El Central.com.ar, periodista Marcial Luna. "Entre amigos y parroquianos" autor Oscar A. Julianelli. Graficas Juan Carlos Mingarro y El central.com.ar)

jcdelossantos@elfenixdigital.com


Copyright © 2020 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana