17.8 ºC

9 de diciembre de 2018

Deportes

Manuel Rodríguez: el jugador que vistió las dos camisetas

04/06/2013

Recordando los clásicos Alumni- Juarense

Comenzó a jugar
en Mataderos de muy pibe junto a un grupo de amigos. Después pasó directamente
al Club Alumni en la década del 80 con el agregado de su incursión en 1988 en
Juarense con quien disputó el Torneo de la Liga de Tandil.



Manuel Rodríguez
ex jugador de esas épocas gloriosas del fútbol local fue parte de los equipos
más importantes de Juárez con todo lo que implica vestir esas dos camisetas teniendo
en cuenta la rivalidad existente de los conjuntos. “Más allá de esta
circunstancia gané el 90% de los clásicos con Alumni” resaltó.



Un central de
aquellos como lo recuerdan los memoriosos, letal en el área cuando cabeceaba a
los arqueros de turno y de buen manejo de pelota conformando una defensa casi
impasable.



A pocos días del
clásico entre Alumni y Juarense, este ex futbolista se acercó a nuestra
redacción para contarnos de aquellos partidos donde la rivalidad se vivía a
flor de piel y las amistades dentro de la cancha no existían.



“Cuando jugué en
Juarense lo hice a préstamo porque Alumni no fue parte de ese campeonato y la
entidad rojinegra me llevó para ser parte de su plantel, al otro año volví al
albirrojo y seguí allí hasta que me fui a Tres Arroyos.



Recuerdo que
jugaba como central y  tuve que marcar,
hablando de los clásicos, a delanteros como Fauret y Perco que eran de buena
pegada inclusive lo tuve enfrente a “Agüita” 
Vásquez tremendo jugador, pero normalmente eran equipos parejos que
siempre llegaban a la final de los torneos” contó Rodríguez.



Planteles
inolvidables con nombres que nunca se borrarán de la memoria para estos ex
jugadores que vivieron un fútbol diferente, “quizás el conjunto más recordado
fue el del 90 que ganó la Liga de Tandil, había chicos de afuera pero también
locales inclusive hasta Horacio Lecouna jugó para Alumni, juarensista de toda
la vida y se consagró campeón con nosotros bajo la dirección técnica de Luis
Quintela.



 Ese fue un conjunto impresionante ya que
logramos ganar los dos torneos y 
disputar el regional  que hoy se
conoce como Argentino A, con juveniles como 
Mosso, Vignals y Magnin entro muchos más que había dentro de la cantera
del club”



 



El clásico: cosa
aparte…



“Estos partidos
se jugaban distinto a los actuales, había un sentido de pertenencia al club
total era el que se esperaba todo el año, el que quería jugar todo el mundo y
se esperaba de ambos lados.



Por lo general
jugábamos en cancha de Ferroviarios y entrenábamos en el parque 9 de Julio sin
hacer trabajos tácticos por no tener el espacio conveniente, ahí había una
desventaja con el resto de los equipos, nosotros  logramos revertir esa situación jugando de
igual a igual” expresó este jugador.



Hay partidos que
no se  van a olvidar y Manuel Rodríguez
recuerda uno,  “un clásico que  perdimos por 4 a 3, en los últimos minutos lo
dieron vuelta y se llevaron el triunfo, al otro día no queríamos ni salir a la
calle. Jugaba Gustavo Echegoin, “Chispa” Mosso y Bora  que eran chicos a la par de los otros que
tenían mucha experiencia. Había un semillero importante que hoy cuesta armar,
nunca fue fácil luchar pero había buenas inferiores en  los siete equipos de Juárez algo impensado
para hacerlo en la actualidad”.



Además agregó con
nostalgia, “desapareció el potrero en los barrios de Juárez, antes
recorríamos  cada lugar para ver donde
había un picado entre amigos como previa a los partidos oficiales que se
jugaban los domingos porque la gente iba a la cancha”.



En esto de
recordar le preguntamos si este clásico le produce alguna sensación, “hoy estoy
identificado con Argentino aunque la gente sabe que soy hincha de Alumni,
pasaron muchas cosas que me llevaron a otro club donde tengo amigos, mis hijos
son hinchas  y juegan allí por lo que
aprendí a quererlo.



Eso no quita el
sentimiento por Alumni pero me alejé por diferencias de criterios y de vida, en
la década del 90 había un  grupo de
dirigentes que era impresionante y me vi reflejado con ese proceso que no
perduró en el tiempo”.



 



El querer y no
poder



Estaba en Tres
Arroyos cuando una lesión lo dejó fuera de la cancha… para siempre, “Extraño
jugar al fútbol porque después de las lesiones no tengo ni la posibilidad de
hacerlo con mis amigos, era parte de mi vida. Nunca logré superarlo porque era
muy joven cuando tuve que retirarme”.



Para el final se
animó a dar un resultado teniendo en cuenta que ambos conjuntos están casi
parejos a nivel futbolístico, pero el sentimiento puede más, “creo que gana el “abirrojo”
por 2 a 0 más allá de lo parejo que puede ser el trámite general”.



Escuchar a estos
ex jugadores es tratar de rememorar tiempos que uno no vivió pero que los tiene
presente por esas historias que ellos narran. El clásico envuelve eso que no
uno no logra definir pero que se transmite por algún lado, es un partido dirán
algunos pero para  los que sienten el
fútbol no es cualquier cosa.



mdcremedio@elfenixdigital.com



 

Copyright © 2018 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana