6.9 ºC

18 de enero de 2019

Notas de opinión

JUÁREZ-1867

02/01/2018

Por Patricio Díaz Pumará* Nada es casual. El 31 de Octubre en 1867 se funda un nuevo partido como desprendimiento del partido de Necochea. Atravesado por el río Quequén Grande y el arroyo Pescado Castigado. Pudo llamarse Juan Manuel de Rosas, o Pascual Echagüe. Se llamó Benito Juárez. Recordar lo que estaba pasando por entonces en nuestra Patria, países vecinos y aún México puede ayudar a entender, conocer mejor las razones, apreciar, amar lo que tenemos.

El Cacique Cipriano Catriel (Gentileza Archivo General de la Nación)


Atrás habían quedado los años de la organización como República Federal. Derrotado Rosas desde 1852 hasta 1860, las pujas entre federales, liderados por Urquiza, y unitarios, cuyo máximo mentor por entonces era Mitre, demoraron la proclamación definitiva de nuestra carta magna. Luego del pacto de San José de Flores, (1859) y la batalla de Pavón (1861) Buenos Aires queda integrada a la Confederación Argentina con las otras 13 provincias y comienza a ser sede del gobierno Nacional. Puede decirse que fue un "empate a medias", dado que en la "letra" nuestra Carta Magna fue Federal, en los "hechos" nunca lo fue.  

 

En 1862 Mitre, luego de "triunfar" en Pavón, asume el mandato presidencial de facto, con su partido de la Libertad. Urquiza asume una neutralidad que sus correligionarios nunca le perdonaron y que, podría decirse, terminó con su vida años mas tarde. Don Bartolomé promediando su mandato, en 1865, se ve envuelto (o se envuelve) en una guerra, la denominada de la Triple Alianza.

  Brasil, el nuevo gobierno de Uruguay y Argentina, dicen violadas sus soberanías y van contra el  Paraguay. Cruenta como pocas y criticada por muchos, impopular, en esta guerra Mitre se involucra personalmente. Delega el poder en su vicepresidente Marcos Paz, y conforma un enorme ejército de más de 20.000 hombres y se traslada al teatro de operaciones.  Pero tanto en Buenos Aires como en las provincias de Cuyo y del Litoral, particularmente Entre Ríos y Santa Fe, el federalismo veía con desagrado y desacuerdo lo ocurrido con Uruguay como luego con Paraguay. El descontento fue creciendo y explotó justamente en 1867.

 Marcos Paz desbordado por una rebelión liderada por Juan Saa y Felipe Varela en Cuyo, en una misiva, desatendida por Mitre, suplica al General retorne para hacerse cargo de sus funciones presidenciales. La insurrección crece, se agregan jefes y oficiales uruguayos residentes en Buenos Aires el  poderoso López Jordán, en Entre Ríos se opone  y alista en armas a sus seguidores. Se generaliza la rebelión. Fines de Enero de ese año (1867) Mitre baja finalmente a Rosario a ponerse al frente de la tarea de quebrantar la revolución. Con fuerzas traídas de Paraguay, y otras aportadas por los gobiernos de provincias "leales" se logra para Abril de ese año. Mas tarde, en Agosto vuelve a Tuyú-Cué, para retomar la comandancia de las tropas Argentinas de la Alianza. 


 ¿Y la situación con las tribus pampeanas para 1867? En la de los Catriel, (la mas cercana a nuestro partido) vivía en Azul, en el pueblo, ya anciano, "el viejo" Juan Catriel, quien con el grado, sueldo y uniforme de Coronel, había sido aliado de don Juan Manuel y lo era por entonces del General Mitre y del Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Dr. Alsina. Cercano su fin, que se iba a producir al año siguiente, estaba dejando el mando a su hijo Cipriano. Este comandaba la tribu asentada en las tierras asignadas por el gobierno en el "Potrero de Nievas", sobre el arroyo del mismo nombre, en el deslinde de los actuales partidos de Azul, Olavarría y Tapalqué.  Demostró también una férrea lealtad al gobierno de Mitre y Alsina, hasta su asesinato a manos de su hermano Juan José. 


 No ocurría lo mismo con "Napoleón de las Pampas". Calfú-Curá histórico aliado de Rosas, también militar de grado en el ejército federal y con sueldo, con la caída del Restaurador renueva su relación de alianza-amistad-empleo con el General Urquiza. Fue así un brazo armado del caudillo entrerriano y del federalismo hasta su muerte que ocurrió allá por 1873. Urquiza y el federalismo, resentidos con Buenos Aires, lo usaron y lo usaban para hostilizar a los porteños, de forma regular e irregular. Dada la neutralidad de Urquiza en esta rebelión, Calfú-curá y su hermano Reuque-Curá habían firmado un tratado de paz con el Coronel Álvaro Barros, en Azul, en 1866 que los mantuvo apartados del levantamiento federal del año 67. En cambio los Ranqueles, aliados de los gobiernos federales de Cuyo, en particular del puntano, pelearon integrando las fuerzas del caudillo Juan Saa con 300 "lanzas".           

 En este contexto de "pax romana" la población civilizadora avanzaba sobre terrenos como el de Juárez. La enfiteusis (alquiler) asignada en 1832 (gobierno de Rosas) a don Juan José Unanue, abarcaba desde el Quequén Grande hasta el Pescado Castigado. De esta superficie el 8 de febrero de 1862 el estado provincial vende a don Domingo Lastra 11 leguas (unas 30.000 hectáreas). Consta en un plano en mi archivo personal firmado en 1865 por el agrimensor Carlos de Chapeaurouge para la testamentería de Domingo Lastra. Estas 30.000 hectáreas en 1865 se dividieron entre su viuda e hijos. Engloban justamente lo que hoy es el ejido de la ciudad, en un radio que va desde 12 a 14 kilómetros hacia el noroeste, otro tanto al sudeste y entre los brazos del arroyo "Quequén Grande" y el "Pescado Castigado" que justamente están casi a esa misma distancia (12-14 km) del actual trazado del pueblo. El dominio central donde hoy se encuentra Juárez y la laguna llamada "De los Perros" (que hoy llamamos "San Antonio") correspondió a la viuda de don Domingo Lastra, doña Ángela B. de Lastra. Son unas 15.000 hectáreas cuyo largo entre el Quequén y el Pescado es de veinte kilómetros y su ancho, entre sus hijos linderos, de unos 8 kilómetros. Los propietarios adyacentes a los Lastra, son, hacia el noroeste José y Martín Yraola, hacia el noreste Pedro Udaquiola, y hacia el sudeste Juan Cañas. En los dos extremos del rectángulo, Norte y Sur, figuran dos pulperías. La del norte no tiene nombre, si un puesto cercano de un tal Betancour. La del Sur si tiene nombre "Pulperia de D. N. Elejalde". No aparece ningún asentamiento en lo que hoy es el ejido de Juárez. Si puede verse el camino o "rastrillada" que une Tandil con Tres Arroyos, que, por lo visto trazaba en el mismo lugar que la hoy ruta 74.        


 No figuran en el plano las estancias de Mariano Roldán "El 25", "El Unco" "El Porvenir" quizá por encontrarse hacia las periferias de estas propiedades centrales. Como es sabido las necesidades de administración hicieron que este estanciero, correligionario de Mitre, pidiera al gobierno provincial la escisión de una fracción del partido de Necochea, queriendo homenajear con su nombre al prócer liberal Mejicano el Dr. Benito Juárez, héroe de las Américas, quien retornaba por entonces a la presidencia de su país, luego de una extensa lucha libertaria, que lo tuvo por años beligerante y en el exilio. Obtiene así la Ley que es promulgada el 31 de Octubre de ese año.                


 *Médico Veterinario

Profesor Titular Biotecnología de la Reproducción



¿Qué te pareció esta noticia?

585 opiniones registradas.

27% Me gusta
17% Me aburre

Copyright © 2019 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana