8.9 ºC

20 de marzo de 2019

Locales

Martina Di Luca: "Me encanta darles voz y cuerpo a esas personas que lo necesitan"

28/02/2019

Tiene ojos vivaces.Van de un lado al otro como actores de dos pequeños escenarios donde el telón son un par de pestañas interminables que se arquean hacia el cielo para no detener la función. A veces, después de un cúmulo de palabras cargadas de pasión, el pecho se infla porque debe reponer el aire para seguir hablando desde sus entrañas. Ante la sola mención de la palabra teatro, Martina Di Luca, hay algo que no puede evitar: emocionarse.

El sábado 23 de febrero presentó, como directora del grupo "Te la verás con los Martines", Varieté, un espectáculo donde el teatro fue el anfitrión de otras artes que se dieron cita como la narración, la pintura, el mosaiquismo, la fotografía y la música. El espectáculo que se desarrolló en el Salón Pampeano del Centro Folklórico El Sombrerito, colmó las expectativas del grupo que una semana antes vio con asombro que se agotaban las 150 localidades.  


Los Martines

Respecto al espectáculo del día sábado, Martina Di Luca dijo que "todo comenzó con una recopilación de textos y cuando nos pusimos a analizar lo que teníamos para trabajar nos dimos cuenta que las cuatro obras hablaban de la muerte, pero de ella en un sentido amplio como el tabú, lo oculto, el claro oscuro, lo terrorífico. Entonces trabajamos todo ese abanico de posibilidades". El grupo está integrado por Paula Cimminelli, Milagros Solís, Marianela Arostegui, Alejandra Moyano, Tamara Seltzer, Angélica Olivera y Juan Pablo Goñi.

¿Los sorprendió haber agotado localidades?

MdL: Yo que sé que la pre venta en Juárez es muy difícil, por otros espectáculos que he traído.Me sorprendió haber vendido las 150 entradas. Por otra parte sé que tenemos un público que siempre al vernos en la calle nos pregunta que estamos haciendo y eso demuestra que hay una espera de qué vamos a hacer como grupo.

¿"Te la verás con los Martínes" ya es un grupo consolidado?

MdL:Todos los años abría el grupo porque se va renovando. El 2018 vivimos un proceso creativo muy arduo y difícil, porque hay ansiedad, angustia, avances, retrocesos. Y creo que pasó algo mágico, pese a todo ese proceso, en lugar de disgregarnos, nos unimos más. Me parece que encontramos lo que queríamos aunque aún no supiéramos cómo ni con qué.  

¿Por qué ese nombre?

MdL: Creo que fue a partir de mi deseo de actuar por primera vez en Juárez. Por momentos me corro del lugar de directora y paso a ser un compañero más.Ahí me di cuenta que ya no somos un taller sino un grupo de teatro independiente de funcionamiento horizontal. Eso me dio familia, entonces le dije de anotarnos como compañía en el Instituto Nacional del Teatro y para eso necesitábamos un nombre. A Juan Pablo Goñi (el vasco) se le ocurrió "Te verás con los Martines" y pensé que egocéntrico ponerle Martines cuando yo soy Martina, aunque nadie se daba cuenta de eso porque pese a reconocerme como directora y referente hay un trabajo horizontal y con mucha verdad entre nosotros.Verdades que se dicen con respeto y con sentido de construcción.

¿En el grupo se comentó algo cuando se enteraron que la obra que representaron el año pasado en Juárez, "El enemigo del pueblo" de Henrik Ibsen,fue un éxito en Mar del Plata?

MdL: La fueron a ver mi mamá, Alejandra Moyano, que es mi alumna también y Miguel que fue nuestro protagonista. Pero este alumno que no es muy objetivo conmigo porque cree que yo soy algo superior dijo cosas que son irreproducibles. Sé que la puesta en la que actúa el reconocido actor Juan Leyrado es muy clásica y se respetó casi a rajatabla la propuesta del libro. Pero la obra es fascinante y pese a los 150 años es muy actual, lamentablemente. Y nosotros hicimos nuestra propia versión.

"Te la verás con los Martines" cree que nació mágicamente, a partir de una "energía que se dio. Creo que cuando vieronmí pasión por lo que hago ellos también se comprometieron. El grupo de Chaves también va por ese camino y es maravilloso. Pero creo que también se dieron las cosas porque tengo gente que ama el teatro".


Martina

Los jóvenes se van a cierta edad en busca de otros horizontes. Sin embargo, algunos regresan y parecen encontrar en nuestra ciudad su lugar en el mundo. Martina señaló que desde que empezó a estudiar teatro "pensé en volver a Juárez, no sé si para siempre, pero si para devolverle o brindarle lo que soy, que es por el tránsito que tuve aquí" y agregó que "a Juárez siempre lo veo como un vaso medio lleno porque muchos dicen «en Juárez no hay nada» o «ándate de Juárez», pero eso para mí es una potencialidad. Juárez es una  hoja en blanco, puedo hacer lo que quiero porque es novedoso. El techo se lo pone cada uno y hay muchas cosas resueltas que en otro lugar no tenés. A mí me encanta trabajar aquí o para Chaves donde estoy con un grupo de adultos. Me encanta darles voz y cuerpo a esas personas que lo necesitan y no lo estaban encontrando".

Cuando habla se le nota que su pasión por el teatro desborda sus poros e inunda el ambiente. Martina comentó que "siempre digo que no se hacer otra cosa que no sea teatro. Estoy hablando con vos y ya me imagino una escena de esto. Respiro teatro, la vida es teatro para mí" y recordó que "desde muy pequeña fui muy teatral. Me gustaba pintarme, disfrazarme con las ropas de mis abuelas. Tengo mi familia muy teatral, muy dedicada al arte. Nunca transité aquí como alumna de teatro y cuando llegó la hora de irme a estudiar dije «que hago abogacía o teatro» y seré sincera, este fue mi razonamiento: voy a hacer la que me dé más plata, entonces me anoté en abogacía. Me gustaba, pero yo no era plena. Duré un cuatrimestre. Volví y le dije a mis padres que si volvía a Capital era para estudiar teatro". Martina se formó en la UNA (Universidad Nacional del Arte), una casa de estudios que alberga todas las disciplinas artísticas y es pública. Martina se recibió de profesora de Teatro y comentó que "hay una formación de excelencia en ese lugar".

¿Por dónde pasaría tu teatro?

MdL: Mi teatro es un teatro físico. Un teatro donde no está todo resuelto, donde el espectador debe completar todo lo que yo le estoy ofreciendo. A mí me gusta el teatro que es experimental, que pone al cuerpo en jaque, que lo atraviesa con distintos elementos, que interpela al que mira, que lo hace trabajar y pensar. Podría ser un teatro de choque.

¿Qué tenés de tu papá y tu mamá?

MdL: Me reconozco en papá en la obsesión por el trabajo. Soy una obsesiva en mi trabajo teatral. Y de mi mamá tengo esa desfachatez y esa cosa de más lanzada, de apostar a lo que siente.

La vida es un gran escenario en el que actuamos todos los días. En cada situación y en cada espacio nos valemos de la voz y el cuerpo para amoldarnos, responder al diálogo que nos propone el otro. "Creo que soy varios personajes. Con mis amigas soy una cosa y cuando no conozco soy muy tímida, entonces paso por antipática. Pero si estoy en un ambiente de confianza hago lo que se me ocurre y no me importa nada".

Martina dice que la enoja "la falta de responsabilidad. No la soporto. Y los planteos mínimos me extrapolan" y agrega respecto a las emociones que pueden derivar en lágrimas que "no soy de llorar. Tengo una coraza. Pero el sábado antes de salir a escena charlé con los chicos y me di cuenta que ellos se habían anotado a un taller de teatro y ahora estaban subidos a mi carro de la obsesión por el trabajo y en lugar de empujar de atrás, lo manejaban a la par conmigo. Eso a mí emocionó y se los agradezco enormemente". 

El tema que giró en la Varieté fue la muerte. Martina sobre el tema dice riéndose que "lo traté mucho en terapia. Supongo que la estoy resignificando. Me resulta intrigante lo desconocido o esto de la nada o el vacío. Hay un cuento de Julio Cortázar, "El anillo de Moebius", donde describe eso que no podía expresar de una forma impecable, tan bella y material. La literatura me salva. Roberto Arlt me encanta (hay dos fotos de ese autor en un mueble), Benedetti, García Márquez, Castillo, Isabel Allende también. Me gusta esa literatura que me hace imaginar, imaginar una escena en mi cabeza".

Martina tiene un sueño, tener su propia sala teatral. "Ese es mi objetivo. Hacer ese espacio como yo quiera.Es decir si en lugar de un escenario quiero hacer un agujero en el piso para que los espectadores tengan que asomarse. Siento que el espacio me da mucha información a la hora del montaje de una obra, por eso un escenario a la Italiana no me llama la atención". Martina me despide. ¿Cierra la puerta de su casa? ¿o será que es uno de los tantos telones que abre y cierra para pergeñar la próxima salida a escena?

Vale que Martina logre su sueño. Vale que se quede para siempre en Juárez para que sigamos respirando teatro.Porque como decía el dramaturgo estadounidense Arthur Miller "el teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma".


jmiarussi@elfenixdigital.com


¿Qué te pareció esta noticia?

203 opiniones registradas.

10% Me gusta

Copyright © 2019 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana