" />?>

17.2 ºC

20 de octubre de 2019

Locales

Pediatría con amor: convicción por la lactancia

25/06/2019

Entrevista a los Doctores Fernández (Primera parte)

Marzo del 83. Escena postparto. Keti con sus hijos

Los temas más importantes que quiero transmitir de la charla que tuve con Keti y Luis son: la importancia que tiene la formación en lactancia por parte de los profesionales que acompañan a las mamás y familias y la promoción de dar la teta como algo natural, fisiológico, donde todas las mamás podemos hacerlo siempre que tengamos apoyo y contención, excepto en algunos casos que desarrollaremos en otra oportunidad. 

Fue un encuentro donde me brindaron mucha información y cuando me senté a escribir no sentía más que satisfacción de haberla podido hacer. Pasamos por muchos tópicos: desde sus experiencias como pediatras, sus residencias, Keti me hablo sobre sus lactancias, de los cambios culturales atravesados, los movimientos antivacunas, Luis me sumo mucho ejemplos que complementaban todo lo que Keti aportaba; por momentos había debates entre ellos con mucho respeto  y con la amabilidad que los caracteriza a los dos. Estuve  casi dos horas  en la cocina de los doctores Fernández, mientras Keti cocinaba la cena y Luis cebaba unos mates, era un martes de mucho frio. 

Al empezar estaba con Keti solamente, Luis vino después porque estaba atendiendo. Ella me manifiesta lo importante que sería que todas las mamás puedan informarse antes de que nazca el bebé, que  sería lo ideal. "Lo que uno busca como profesional es promocionar la lactancia", me agrega. Entrando un poco en los mitos que tanto atormentan a las madres  y las dificultades que se presentan a la hora de amamantar, me manifiesta: "Hay algo que uno lo trae, la impronta, que te lo deja tu familia y no te lo saca la facultad, es muy  fuerte y también esta impronta para una mujer primeriza que va a tener su niño, que recibió de su madre y de su entorno". Hablábamos  de las frases que se reiteran haciendo alusión al dolor del parto, o a  la tan escuchada "no tuve leche", "mi leche no sirvió", son mitos que te marcan, como todo en la vida te va marcando. "Si vos de tu madre recibiste: te amamante, te di la teta, la pase bien, eso te cambia la vida, tuve un parto maravilloso,- ¿te dolió?, -si me dolió, el dolor tiene que existir porque estas sacando una criatura por una vía que es más chica que la cabeza del bebe y un útero que es terriblemente potente, uno de los músculos más potentes que tenemos que tiene que contraerse para que el chico salga, te tiene que doler. Hay que educar el dolor, no como un padecimiento sino como parte de algo que tiene que ser así", me dice Keti. 

"Estamos muy informados pero podemos racionalizar muy poco la información, eso es lo que veo. Te tenes que sentar al borde de la cama, tenes que hablarlo. Nosotros lo que hacíamos era charlar con la mamá, primero preguntarle:- ¿pensás amamantar?, porque hay que respetar los no, puede existir un no como respuesta y vale el acompañamiento postparto, porque es ahí donde empiezan las dudas, porque la mujer vuelve a su casa, está muy cansada, dolorida, él bebe demanda, el paso de ser dos a ser tres, con las mamas edematizadas, el bebé que chupetea y hasta le lastima, ¡cuántos factores nuevos!?y nunca falta el que da consejos. Hay que hacer hincapié en lo positivo y en el respeto que le tenemos a la mujer. El objetivo de amamantar siempre está, hay gente que la ha luchado muchísimo en un ambiente totalmente negativo para eso y ha salido a flote y otra gente que no ha podido, que ante la presión del marido, la mamá, la suegra, la tía: -mira como llora, esté chico no aumenta de peso, tené cuidado, ¿qué haces vos con tus miedos?", me manifiesta luego de la reflexión, Keti. Ambas coincidimos en que lalactancia es uno de los temas, entre otros, más complejos. "No es tan sencillo, porque sencillo es decir dale la teta que es lo que la naturaleza nos dio, nos proveyó de dos mamas por algo, las tenemos acá por algo, mira vos que maravilla, el corazón acá, el olor de tu piel, tenemos todo eso. ¿Porque tenemos dos mamas?, porque lo más común es que tengamos uno o  dos bebés", concluye. 

Conversando un poco de las intervenciones que tanto repercuten en el inicio y contacto temprano de la mamá-bebé, me dice: "El bebé nació siempre igual, los que fuimos cambiando las técnicas o tácticas somos nosotros. Cuando hicimos la residencia en el libro de pediatría, tremendo libraco, de amamantar había una página y había 7 u 8 hojas de distintas leches por supuesto yanquis, porque era la traducción de ese momento, de leches de formula. Hubo años en donde la leche de madre no servía y si era buena la de fórmula, vos naciste en una época en donde ya se había revertido ese concepto. Lo que pasa es que revertir un concepto de esos costó muchísimo, gente que se fue de nuestro consultorio enojada porque uno no midió la forma en que le ponía énfasis a la lactancia, porque con todo tenes que ser equilibrado", me cuenta.

Luis al igual que Keti, me manifiesta lo fuerte que es la huella que te deja tu familia, ya sea con los comentarios o las maneras de proceder ante las diferentes situaciones: "Lo que te enseño tu mamá no lo cambia la facultad, entonces si andar descalzo te resfría, te va a seguir resfriando siempre, no hay forma de contarle a la gente que los virus entran por la boca y no por los pies".

Como fueron varios los temas abordados en la entrevista incluimos una segunda parte que saldrá en la próxima edición del espacio Maternidad y Lactancia.

Julieta Corridor. 

julietacorridor@gmail.com


¿Qué te pareció esta noticia?

139 opiniones registradas.

10% Me gusta
19% Me aburre

Copyright © 2019 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana