11.7 ºC

22 de octubre de 2020

Locales

"Si queremos más industrias tenemos que enseñar a trabajar a diseñar y emprender para la industria"

13/10/2020

Así lo señaló nuestro entrevistado en la segunda y última parte de la nota realizada. La primera parte se publicó el sábado y hoy concluimos. Vos mencionas que "para avanzar... debemos incorporar metodologías y prácticas...". Nos das un ejemplo?

FDS: Debemos incorporar metodologías y prácticas. Me refiero a que tenemos que hacer que las escuelas técnicas bajo esta idea que tengo y muchos comparten conmigo, por lo que estoy experimentando en estos días con la difusión del artículo, me refiero a las metodologías y prácticas industriales. Para ilustrar un poco: nosotros como alumnos tomábamos el torno y mecanizábamos una pieza perfecta, o con una fresadora tallábamos una rueda dentada, pero no, lo que necesitamos hoy es entender que lo que nos va a hacer competitivos y nos va a enriquecer como nación, es hacer prácticas industriales es decir aplicar procesos industriales.

En ese sentido, si nos centramos en el sector de la industria plástica, una "escuela industrial" podría ejercitar diversas tecnologías de producción como lo son: el termoformado, soplado, inyección, rotomoldeo, extrusión, etc., y experimentar una gran variedad de tecnologías que nos permiten obtener una amplia gama de productos. Esa experiencia recogida por el paso de una escuela técnica puede hacer disparar múltiples ideas que los nuevos graduados técnicos podrían empezar a capitalizar inmediatamente con emprendimientos cuando se gradúan. Eso es muy importante para el país y para los Estados de todos los niveles. Es importante para desarrollo local, es importante para Juárez. Podemos producir tanques de reserva de agua para la construcción de casas, piezas y repuestos de todo tipo, podemos producir juguetes. Producir elementos de náutica como canoas, botes, cúpulas y casillas rodantes. Existen un sinfín de tecnologías de producción de los diversos sectores industriales y podemos pensar algunas escuelas podrían especializarse más en plástico y quizás otras en elementos para la generación de energía eólica o fotovoltaica, o bien dedicarse a la transformación de chapas metálicas. Cada área tiene sus posibilidades, hoy están disponibles muchas tecnologías que una escuela podría empezar a adaptarlas y a plantearlas en sus circuitos de formación como procesos industriales.

Con todo lo que sabés de nuestro medio, en cuanto a nuestra querida Escuela Técnica, consideras que ese es el camino?

FDS: Todas las escuelas técnicas tienen el potencial de hacer estas cosas. Las pequeñas máquinas que podrían sumarse para realizar estas experiencias industriales no son muy caras y muchas pueden desarrollarse en la misma escuela. De hecho, muchas escuelas han tenido alguna experiencia en construir algunas máquinas para la producción de piezas o productos en serie.

"Trabajar para el futuro proyectado", como Estado, en el campo de la Educación Industrial, se ve ese proyecto?

FDS: Bueno creo que trabajar para el futuro es un poco también lo que hemos venido hablando. Si queremos más industrias tenemos que enseñar a trabajar, a diseñar y emprender para la industria. Entonces sí tenemos claro que eso es lo que queremos, tenemos que transformar algunos planes de estudio. Sobre todo los que tienen que ver con prácticas de taller, a este tipo de experiencias que van a facilitar el entendimiento de lo que es una industria.

Yo siempre pongo este ejemplo mis alumnos: si uno va a comprar un sillón en Bahía Blanca, le cuesta el doble que en Buenos Aires, porque los sillones se fabrican en Buenos Aires, entonces el transporte lo encarece al doble. Lo paradójico es que para producir sillones, básicamente necesitamos un diseño, una carpintería y una tapicería. Y esto puede resolverse en toda pequeña población. En todo pueblo existe un carpintero, un tapicero y alguien que pueda diseñar estos sillones. Por sí solo, el carpintero o el tapicero, no pueden producir sillones. Pero un emprendedor tecnológico industrial, puede organizar el diseño y la producción de estos productos, agregando valor y dejando una ganancia al ámbito local y la población se va a ver beneficiada por obtener más empleo y más recursos, que se volcarán nuevamente al consumo local. Eso es lo que consideramos desarrollo local.

Con los buenos logros de profesionales argentinos, dentro y fuera del país, se demuestra que habrá grandes sorpresas y de las buenas, en el futuro?

FDS: En cuanto a los logros de los profesionales de argentinos, en las universidades que he visitado y me he contactado siempre hay argentinos y muchas veces se destacan. Los argentinos tenemos esa parte social de vincularnos fácil con todos, entonces nos nutrimos de muchas ideas, necesidades insatisfechas y de elementos, que después podemos incluir en nuestras ideas y en el desarrollo de nuestros proyectos y salen cosas innovadoras.

Creo que además de destacarse, los profesionales deberíamos asumir mayor responsabilidad a la hora de elaborar un proyecto común para la Argentina, para los bonaerenses y para los juarenses, tener un proyecto de mejora hacia dónde apuntar.

Con un proyecto común que se siente propio, cada uno puede poner su parte apuntando a ese objetivo. Cuando no hay un proyecto común es difícil de hacer algo para sumar a la meta. Cuando un proyecto se comparte, cuando la sociedad comparte un gran proyecto, las ideas y los proyectos y todo lo que surja, van a apuntar en esa dirección, y va a verse fortalecido.

Una nota como la tuya, por su importancia, se la puede considerar a más o menos escala. En este caso sería a menos. La vemos para el lado de Juárez. Hay que cambiar, hay que seguir en este rumbo, hay que mejorar?

FDS: Este artículo trata de la educación técnica.Esto puede implementarse en cualquier escuela técnica. Hay que ver formalmente qué es lo que se permite hacer en cada escuela. Las escuelas técnicas tienen una parte más informal, una parte de libertad que les permite adaptarse a este tipo de ideas. Pero igualmente, cuando se encuentra una idea mejor y la comunidad educativa lo reclama se puede cambiar. Creo que todo puede evolucionar realmente, hay que ver cómo poder experimentar algunas cosas que puedan ponerse en marcha para que sirva. Quizás algunas pruebas piloto para ir analizando los resultados y extrayendo conclusiones. Y de funcionar, se podrían replicar en otros lugares.

Dentro de nuestro país dónde observas que residen los más adelantados en cuanto a la Escuela Industrial?

FDS: Las escuelas industriales son todas muy parecidas. Las más organizadas son la de las poblaciones más pequeñas, como la de Juárez. Podría ser uno de los casos con mayor potencial y viabilidad, porque las escuelas técnicas, como el resto de las escuelas y universidades, se benefician cuando un profesor tiene su mayor carga horaria en la misma institución. A veces en las grandes ciudades eso no es posible, porque los profesores no están muy arraigados a una única escuela y se trasladan por toda la ciudad atendiendo a diversas asignaturas, Eso en Juárez por suerte no pasa y esa es una fortaleza que le ha rendido muchos frutos a la escuela técnica de Juárez. Los profesores al estar muy presentes en sus instituciones educativas, hacen que puedan reflexionar, opinar y trabajar en nuevas ideas y proyectos que les permite aplicar y conseguir financiamientos públicos para comprar máquinas y tecnología. De hecho las escuelas más equipadas son de las pequeñas poblaciones.

Tengo muy claro y he conocido que la escuela técnica no ha parado en esta pandemia, ha estado trabajando en la mejora de los talleres, generando nuevos espacios de trabajo, nuevas aulas con más tecnología, lugares para instalar nuevas máquinas que ha adquirido por distintos financiamientos del Ministerio de Educación y distintas organizaciones nacionales. Eso es excelente. Creo que eso también es una de las claves, tratar de que de que la carga horaria de los profesores sea mayoritariamente en un establecimiento, eso otorga muchas ventajas a toda la comunidad educativa y finalmente a la sociedad en su conjunto.

A nivel mundial dónde residen los más adelantados en cuanto a la Escuela Industrial?

FDS: Las experiencias más interesantes a mi modo de ver están en Europa. Ahí se canalizan experiencias de todo tipo. Por lo general en Europa la escuela primaria es el gran cohesionador social. Cada alumno de escuela primaria está obligado a elegir la escuela por proximidad, eso favorece a la cohesión social. En lo que respecta a la formación técnica, en Europa aparece un concepto muy interesante.

Alemania tiene una formación técnica muy particular. Uno puede recibirse de técnico o de ingeniero yendo a los establecimientos educativos sea a la escuela técnica o a la universidad, o trabajando en la industria. Existe esta doble opción, una persona puede estar trabajando en la industria como aprendiz y después de un tiempo y de formarse trabajando, puede rendir algunos exámenes y recibirse de técnico o también puede recibirse de ingeniero. Eso le da una interesante perspectiva, porque uno se puede formarse trabajando. Y respecto de la calidad de técnicos e ingenieros, nadie puede negar que Alemania posea las industrias más avanzadas del mundo. Alemania es uno de los mayores exportadores industriales.

Es decir, tenemos mucho para aprender de países que tienen excelencia productiva. Quizás esa puede ser una buena experiencia para apuntar y ahí estaríamos involucrando industrias e instituciones educativas.

De alguna forma y con preguntas propias quisimos compartir con nuestros lectores la nota de Ámbito, cuyo autor es Federico Del Giorgio Solfa, alguien conocido en nuestra ciudad como hijo adoptivo de nuestro medio.

jcantero@elfenixdigital.com

Copyright © 2020 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana