18.8 ºC

20 de octubre de 2017

Notas de opinión

Tango: Historia, autores, intérpretes El cabaret aristocrático

27/03/2017

Por Abel Raúl Duarte* El Armenomville fue creado a imagen y semejanza de los cabarets parisinos. Allí también hace su presentación oficial la orquesta del pianista Roberto Firpo, uno de los nombres mayores de la Guardia Vieja, quien estrena su tango Alma de Bohemio, dedicado al notable actor Florencio Parravicini. En el país, en 1910 se festeja el Centenario de Mayo de 1910, y en 1912, luego de largas luchas populares, se promulga la Ley Sáenz Peña, que instaura el voto universal, secreto y obligatorio.

El "Armenon" como lo llaman sus habitués, es un lugar al que los jóvenes farristas acuden con mujeres. No es un sitio de prostitución y hasta está bien visto concurrir con alguna mantenida. También es una forma de lucir el estatus. Es un nuevo público que al pagar precios más altos, también resulta más exigente de que el de los burdeles primitivos y obliga a los conjuntos a incluir nuevos músicos. Ya no son improvisados, todos han estudiado en academias. El tango evoluciona. 

En 1914, en Europa, estalla la Primera Guerra Mundial. En 1916, en Argentina, asume Hipólito Yrigoyen la presidencia del país. 

El tango en Europa

Por esos tiempos el tango llega a Europa llevado por jóvenes de la aristocracia porteña. Y su exotismo y sensualidad causan sensación. Se convierte en una manía arrasadora e influye hasta en la moda. Profesores argentinos inauguran academias de baile en Francia, Italia, Inglaterra, Alemania y España. Las francesas cambian hasta la moda para poder bailar: hacen en sus polleras un tajo al costado, necesarios para dar los pasos de baile más cómodamente. Las italianas les cortan una especie de puertita adelante para facilitar el movimiento de los pies. En Italia de 1913 es preciso que los maridos otorguen una aprobación por escrito para que sus mujeres puedan iniciar el curso de baile de tango. Algunos consideran que una dama puede empañar su honorabilidad con solo aprender los lascivos movimientos de la danza rioplatense. 

Referencias históricas de la época: en 1917 se produce la revolución Bolchevique en Rusia. En el mismo año Gardel canta Mi noche triste, nace el tango-canción. En Montevideo Roberto Firpo estrena La cumparsita, de Gerardo Mattos Rodríguez. En 1918 Osvaldo Fresedo forma su primera orquesta. En 1919 Semana Trágica en Buenos Aires, obreros en huelga son acribillados y el día del sepelio se produce una nueva masacre. Grupos nacionalistas armados organizan ataques en los barrios judíos de la ciudad. En 1921 el Ejército reprime la huelga de trabajadores rurales en la Patagonia: hay centenares de fusilados, era el gobierno de Yrigoyen.

Sin embargo el tango recibe críticas de nuestro propio embajador en París, Enrique Rodríguez Larreta: "El tango es en Buenos Aires una danza privativa de las casas de mala fama y de los bodegones de la peor especie. Nunca se baila en los salones de buen tono ni entre la gente distinguida. La música de tango despierta ideas realmente desagradables. 

El káiser Guillermo II de Alemania prohíbe que sus oficiales bailen tango de uniforme, pero la reina de Inglaterra accede a que sus damas lo hagan. Era una moda arrasadora. En Francia se crean los tés-tango, los desayunos-tango y el color tango.

Luis de Baviera también lo prohíbe para militares diciendo que el baile es "absurdo". Sin embargo, el tango se cuela en las fiestas de la aristocracia llevado por la nobleza viajera que lo ha visto balar en París, Londres y Roma. 

Hasta hacen intervenir al Papa Pío X, ante quien baila una pareja de argentinos. El Pontífice encuentra la danza un poco lánguida pero no procaz como le han dicho quienes pretenden que excomulgue a bailarines e intérpretes. El papa, que es famoso por su sentido del humor, se burla de una moda "que obliga a sus esclavos a bailar una danza tan poco divertida", dice. Al no censurar al tango, su silencio se toma como una tácita autorización para que los católicos puedan bailarlo. 

Así, el tango en Europa está en apogeo, pero por efectos de la Primera Guerra Mundial los ánimos ya no están para bailar. Sin embargo, al volver a la Argentina, el tango trae el aplauso de las grandes capitales y la oligarquía comienza a mirarlo con mejores ojos, porque ha recibido la bendición extranjera. 

En el país, luego del gobierno de Alvear, se produce la reelección de Yrigoyen, que triunfa por un amplísimo margen de votos. En ese año debuta en Paris Carlos Gardel que canta durante varios meses en distintos teatros franceses. En 1926 se estrena el tango El Ciruja, la mejor letra lunfarda y en 1929 Sofía Bozán estrena Yira, yira de Enrique Santos Discépolo (? verás que todo es mentira, verás que nada es amor, que al mundo nada le importa, yira, yira?)

En un próximo encuentro continuaremos con la evolución del tango y algo de la historia del país. 

*Docente

Licenciado en Cs. de la Educación 

Profesor en Cs. de la Educación


¿Qué te pareció esta noticia?

98 opiniones registradas.

23% Me gusta
19% Me aburre

Noticias relacionadas

Notas de opinión

Juárez, 1874-1875

Notas de opinión

15 de abril 1935

Notas de opinión

La razón de su vida

Copyright © 2017 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana