16.9 ºC

18 de enero de 2019

Notas de opinión

Un grito a la conciencia de un estilo de vida

29/01/2018

Por Juan Carlos Mortati*

    Uno de los ejes medulares del reciente  viaje de Francisco sobre los países del pacífico andino de Chile y Perú, lo constituyeron  sus mensajes en la Araucanía chilena y la Amazonia peruana. Lo marcó en la zona de Temuco,  cuando tomando palabras de la cantautora chilena, Violeta Parra,  expresó que conocía ese "hondo dolor que no podía callar",  que agobia a los pueblos del Arauca y en  el Coliseo de la ciudad de Puerto Maldonado, en la región amazónica de Madre de Dios, en Perú, Francisco les dijo que él estaba allí para "escucharlos y unirnos  a sus desafíos y con ustedes reafirmar una opción sincera por la defensa de la vida, de la tierra y de las culturas".

  Todo el contenido de su exposición en el Coliseo, ante miles de las comunidades aborígenes originarios de las Amazonias de Perú, Bolivia y Brasil,  recorrió la temática ambientalista.  "Si para algunos ?enfatizó Francisco? ustedes son considerados un obstáculo o un estorbo, en verdad ustedes son un grito a la conciencia de un estilo de vida que no logra dimensionar los costos del mismo, son memoria viva de la misión que Dios nos ha encomendado: cuidar la casa de todos". 

  Las palabras del Papa se sumaron a las de  Jesica Patiachi,  una representante de los pueblos originarios,  que  le había pedido que los defendiera: "Sufrimos por la explotación de nuestros recursos naturales. Sufrimos mucho y morimos cuando los foráneos perforan la tierra, cuando envenenan y malogran nuestros ríos convertidos en aguas negras de la muerte. Los foráneos nos ven débiles e insisten en quitarnos nuestros territorios. Estamos vivos y seguimos resistiendo. Le pedimos que nos defienda". Este reclamo resonó inmenso ante la multitud y muchas de las autoridades presentes. 


Miradas permisivas y cómplices

El territorio peruano de Madre de Dios, es  considerada una de las veinticinco zonas del mundo que posee  una maravillosa   biodiversidad, es una región que ha soportado un gran embate por el deterioro ambiental, donde existe una desmesurada  actividad de la minería y la tala descontrolada ," alrededor de las cuales se mueven otras actividades ilícitas, como la trata de mujeres, especialmente de adolescentes obligadas a prostituirse, la explotación laboral infantil en los lavaderos de oro contaminados con mercurio".  Lamentablemente,  bajo la mirada permisiva y cómplice de las autoridades.

"No podemos disponer de los bienes comunes al ritmo de la avidez y del consumo, es necesario que existan límites", demandó Francisco. En primera fila lo escuchaba el presidente Pedro Pablo Kuczynski, cercano a esos grandes intereses económicos que el Papa criticó y cuyo gobierno va en dirección opuesta a ese alegato ambientalista y en defensa de los derechos indígenas que hizo el Pontífice. 

 Y agregó, "Probablemente los pueblos amazónicos originarios nunca hayan estado tan amenazados en sus territorios como lo están ahora. La Amazonia es tierra disputada desde varios frentes, por una parte, el neo-extractivismo y la fuerte presión por grandes intereses económicos que apuntan su avidez sobre el petróleo, gas, madera, oro, monocultivos agroindustriales, por otra parte, ciertas políticas que promueven la conservación de la naturaleza sin tenerlos en cuenta a ustedes", manifestó Francisco ante el auditorio de pueblos amazónicos. 


El derecho a las tierras ancestrales

Concluido el mensaje papal,  Julio Cusurichi, presidente de la Federación Nativa de Madre de Dios y Afluentes, le entregó personalmente a Francisco una carta con las principales  demandas de las comunidades indígenas.  "Nuestras demandan tienen que ver con el derecho al territorio para que no se nos despoje de ellos y se nos den títulos de propiedad sobre nuestras tierras ancestrales, con un modelo de desarrollo propio de los pueblos indígenas, que todas las actividades de las industrias extractivas y las iniciativas del gobierno que atenten contra los pueblos indígenas paren y que se respete la consulta previa a nuestros pueblos, la descontaminación de nuestros territorios, que se reconozca nuestro aporte al mundo en la defensa del medioambiente", expresó el represente de las comunidades amazónicas.

  En una reunión posterior, en Puerto Maldonado, junto a más de veinte  obispos de la región amazónica, peruanos y de países vecinos,  el Papa, estableció las bases preparatorias  para el Sínodo Pan-amazónico que Francisco ha convocado para el próximo año, a fin de abordar la problemática de estos pueblos aborígenes  en  su larga y dramática lucha por subsistir.

   Finalmente, por la tarde, Francisco regresó a Lima para hablar brevemente en Palacio de Gobierno ante el presidente Kuczynski y dirigentes políticos y representantes de la sociedad civil. Kuczynski, que está políticamente aislado y enfrenta una grave crisis política y social desde que indultó al ex dictador Alberto Fujimori, que había sido condenado en 2009 por crímenes de lesa humanidad y corrupción, le pidió a Francisco que lo ayude para impulsar un diálogo nacional. El Papa no respondió. Lo que hizo fue insistir en la importancia de defender el medioambiente y respetar la diversidad cultural y a las comunidades indígenas. 

  Un alegato más a favor del cuidado del medio ambiente, nuestra Casa Común, como lo remarca Francisco en su Carta Encíclica "Laudato si", donde refiere a toda la cuestión ambientalista de nuestra Tierra, como el  desafío y la gran exigencia para la  sustentabilidad de la vida futura en  nuestro mundo.


*Intendente de B. Juárez en el período 1987-1991 por el partido Justicialista, ex concejal y actual Secretario de Adoctrinamiento del Frente para la Victoria del partido justicialista


¿Qué te pareció esta noticia?

584 opiniones registradas.

22% Me gusta
15% Me aburre

Copyright © 2019 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana