4.4 ºC

21 de agosto de 2019

Locales

Una jornada de aprendizaje a cielo abierto

15/05/2019

Se realizó ayer en nuestra ciudad la Quinta Edición de la Chocleada Solidaria de la que participaron más de 300 alumnos de todo el distrito de Benito Juárez. La jornada estuvo organizada por la Escuela de Educación Agraria Secundaria Agraria Nº 1, el Colegio Campos Verdes, la ONG Movilizarse y el grupo CREA.

Cerca de las 9 de la mañana los alumnos de las distintas escuelas del distrito se reunieron en el Parque Taglioretti desde donde partieron para el predio cercano a la Ruta Nacional Nº 3 donde se encontraba el maíz a cosechar por los jóvenes. Con la idea de que los alumnos se mezclaran con alumnos de otras escuelas se realizó la organización de distintos grupos para cosechar el maíz a partir de un reparto de números a los que les asignaron distintos sectores del lote.

El frío de la mañana no paró esta muestra de solidaridad que en poco más de dos horas completó el trabajo de recolección que los jóvenes hacían en equipos de tres personas encargados de ir barriendo una hilera de cuatro plantas. Luego los jóvenes compartieron un almuerzo que cerró una jornada de trabajo cuyo fin no solo es apoyar a una institución local que este año fue la Asociación de Bomberos Voluntarios sino también colaborar con el banco de Alimentos que funciona para esta región en la ciudad de Tandil.


Movilizarse

Nicolás Boero representante de la ONG Movilizarse que realiza las chocleadas en todo el país se mostró muy contento de regresar a Benito Juárez después de un impass de dos años que no se realizaba por motivos climáticos. "Muy contento que sea la quinta edición que ha dado un promedio de 165 alumnos que se han sumado por chocleada, ya que esto no es de carácter obligatorio". 

En relación a este evento solidario comentó que "para este año están previstas 37 chocleadas en todo el país. Pero mañana tenemos la papa solidaria en Miramar. Hay varias jornadas más por delante".

Por otra parte Boero explicó que más allá de los platos de comida en que se traduce la cosecha en cada lugar para un banco de alimentos, "lo que nos interesa inculcar con estas jornadas como sucede hoy en Benito Juárez es que más de doscientos chicos hoy se juntaron voluntaria y solidariamente pensando en dar una mano a otro chiquito que lo necesita. Es reflexionar sobre dar una mano que puede ser en dar un alimento pero también en hacer un favor. Es un gesto que hoy es una jornada".

Finalmente dijo "la solidaridad es un ejercicio en la que el joven se va dando cuenta de lo que genera en el otro pero también en su persona. Y es lo que tratamos que se vea en este tipo de jornadas". 

Los números de movilizarse asombran. En el año 2018 sumaron 4400 voluntarios que dieron como resultado 690.350 platos de comida y un millón doscientos mil pesos en colaboración a organizaciones sociales.


Aprendizaje

Ver como avanzaban en el maizal a los chicos era como observar "como pirañas" dice el Representante Legal del Colegio Campos Verdes, Silvio Sanso refiriéndose a la manera en que organizada y rápida los chicos cosecharon el lote. 

Comentó Sanso que se busca trabajar con alumnos del nivel secundario que están próximos a egresar "a partir del concepto de ciudadanía y solidaridad que persigue la chocleada" y explicó que "los fondos que se recaudan por aportes de empresas privadas, productores o personas que conoce este movimiento se destinan a comprar insumos de asociaciones intermedias o asociaciones que no persiguen fines de lucro que los mismos chicos escuchan antes de votarlas. Este año fue la Cooperadora de los Bomberos Voluntarios que recibirá no el dinero recaudado sino el elemento que ellos necesitan. Y por otro lado con lo recaudado por el maíz cosechado se destina completamente a la compra de alimentos no perecederos para un banco de alimentos más cercanos que en este caso es Tandil."

Silvio Sanso comentó que "estoy muy contento porque esto es un momento único que después cuando se charla con los chicos pos chocleada ellos mismos toman el valor de esta jornada. Cuando se evalúa todo lo que se ha aportado con esta jornada en los chicos queda algo importante" y señaló que "cuando vamos a invitarlos les aclaramos que esto no es obligatorio, que debe salirles de adentro. Por eso después pasa esto de la buena convivencia porque es algo que ellos hacen con gusto sin presión de nadie. Ellos mismos después se convierten en los difusores de este evento con otros adolescentes".

Los chicos sonreían, se ayudaban, cosechaban el fruto de la tierra y eso es un aprendizaje sin pizarras, en un aula a cielo abierto que queda marcado en el alma, porque la solidaridad enseña a pensar en el otro pero también es una marca para el crecimiento personal. 

jmiarussi@elfenixdigital.com


¿Qué te pareció esta noticia?

72 opiniones registradas.

22% Me gusta

Copyright © 2019 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana