Opinión

Opinión

ALBANO

2 de octubre de 2020

Albano Ferrini. Un nombre que nunca olvidaré.

Corrían los años de la última guerra mundial. De mi pueblo Benito Juárez llegué a trabajar a Necochea, con un señor de mi pueblo, además de mi empleador era amigo de mis padres, por eso aceptaron dejarme partir tan joven. Viviría con mi patrón, que me pagaría 25 pesos al mes, además de casa y comida; tenía 15 años cuando llegué a Necochea.

Fue un año a puro trabajo, pero el negocio no iba bien, siempre temí lo que pasó, un día con gran diplomacia mi amigo y patrón me dijo: "Desde mañana, trabajaré sin ti, como lo haré no sé, pero lo intentaré". Puedo decir que era un ser extraordinario, de gran corazón; esa expresión que tuvo fue en razón de chanzas, pués me dijo: "Tú trata de buscar algún trabajito, mientras vivís aquí, comerás como siempre con nosotros y serás como mi hermano menor, mientras se aclare algo la situación y vuelvas a trabajar otra vez aquí, tus 17 años te ayudarán a conseguir ganar para tus gastos, aquí no pagas nada".

Así fue que salí en busca de alguna changa. Al día siguiente unos amigos me llevaron al puerto para coser bolsas de arpillera, eran las que tenían el trigo que caían en bolsas rotas; era cuando en el puerto y adyacencias se apilaban grandes cantidades de trigo sea de cosechas. Aquí en el puerto de Necochea conocí a Albano Ferrini, un italiano buenazo.

Enseguida hicimos amistad, los días que no llegaban bolsas rotas y esperábamos, me contaba de su lugar natal "Albano", lo mismos que su nombre; después de unos días, eran tan buenos sus relatos, que le dije: "Don Albano, mañana traigo lápiz y papel y usted me cuenta de su pueblo, de su vida, de esa Iglesia, porque con el quiero escribir y si es de Italia mejor". Encantado, hijo me dijo, ojalá se cumplan tus deseos. Yo te contaré lo que más recuerde.

Albano está cerca de la Iglesia Quo Vadis. Es una iglesia antigua distinta a todas, sencilla, vacía, pero llena de veneradas memorias del pasado, tiene las losas del piso, casi gastadas por los años y una placa de bronce embutida, dice Capilla Quo Vadis; en este sitio, de acuerdo con la tradición, el apóstol Pedro, aterrado por la amenazas de Nerón y huyendo de la Roma pagana, había tenido la visión en que le reprocho el Señor; y aquí como principio de la mística entrevista que hizo regresar al fugitivo, armado de nuevo valor y fe, allí fueron pronunciadas aquellas palabras memorables: ¿ QUO VADIS? ¿Dónde vas?

Así me contó de su vida: llegó de Italia con su esposa y dos hijos que concurrían a la escuela en Necochea. Él tenía 49 años, su esposa 44 años; decidieron venir a la Argentina por las angustias económicas y miedo a esa guerra que temían y se produjo a los pocos años de llegar aquí. Desde que llegó a la Argentina trabajó de zapatero, pero no rendía para vivir, por ello que buscó otros quehaceres. Así cosía bolsas o realizaba cualquier otro trabajo que ofrece un puerto como el de Quequén.

Han pasado cincuenta y cuatro años de la terminación de la guerra más sangrienta de toda la historia de la humanidad, el 14 de Agosto de 1945 oficialmente termina la guerra.

Así a la mañana del 15 de Agosto Albano, mi amigo, pese a los muertos, heridos, que se cuentan por millones, ninguna estadística lo resiste, no hay números. Albano esa mañana, parecía más tranquilo porque ya dejaban de morir tantos compatriotas suyos.

Fue enseguida de terminar la guerra que dejé de verlo. El día anterior me dijo: "Sos muy joven, no olvides tu promesa de escribir sobre Albano, puede ser del pueblo o de tu accidental amistad conmigo "valga decir que los apuntes que tomé de su narración los perdí muy rápidamente; lo que sí tengo grabado es su figura, nunca supe de él; cierta vez pregunté en Quequén y me dijieron que volvió a su tierra.

Después de 54 años, trataré de cumplir lo que le dije a Albano, escribiré de usted, de su pueblo y la Capilla ¬¿Quo Vadis? ¿Dónde vas? Empecé por buscar algo que se pareciera a lo que él contó; justo igual no pudo ser, pero fui muy temprano a la Capilla San Cayetano, cerré mis ojos, allí quise trasladarme a ¿Quo Vadis?; me senté en un banco de madera y agudizando todos mis sentidos y pasados los momentos el tiempo perdía significación; el eco del silencio retumba en mis oídos; de pronto sentí un susurro débil pero acusador a través de los siglos ¿ Quo Vadis? y pensé dónde vamos los hombres, nos hemos dejado atrapar por los afanes mundanos; hemos olvidado, si no desconocido el reino del espíritu; en este mundo moderno el hombre ha olvidado el fin de su existencia, buscamos la grandeza material. No decimos ¿cuánto puedo hacer? sino ¿Cuánto puedo ganar?

Los sucesos corrientes que registra la prensa, hielan el corazón, ¿quién dedica hoy su pensamiento a Dios? Qué nos importa con tal que tengamos las mejores cosas? Un temblor me recorrió el cuerpo pensando en la lejana Capilla consagrada al apóstol Pedro; no estaría pecando demasiado con estas obligaciones, pero seguí allí; ya estaba en profunda meditación, tenemos los hombres que corregir nuestro camino, hacer una pausa en medio de los afanes de la vida diaria y prestar más atención a la voz interior que nos dice "¿Quo Vadis?" y así tal vez se abrirían nuestros ojos a la locura de esta inútil forma de caminar sin Dios.

Al salir lentamente de la Capilla, el so ya en el ocaso, doraba con su luz los techos y árboles adyacentes. Creí cumplir con el amigo Albano, creo que a pesar de su ceguera, indiferencias y crueldades, que nos inferimos mutuamente, el camino de Dios está siempre abierto, sólo falta que quisiéramos saberlo.

De Albano pueblo o ciudad qué puedo decir; si algo me contó Albano no recuerdo; quisiera poder decir de sus calles, sus casas, sus negocios. Mi imaginación juega a poder describir la Ciudad de Albano de alguna manera.

Querido Albano, puedes estar viviendo en Italia o aquí; tu amigo te contará cómo se imagina tu ciudad natal; lo mismo si estás en el cielo, reconocerás a tu amigo de lejanos tiempos, 54 años en el puerto de Quequén, cosiendo bolsas para poder subsistir.

Quiero poner mi cerebro imaginando un día de fiesta en Albano, cierro mis ojos y veo una multitud elegante y otra no tanto, recorriendo las principales calles, deteniéndose en puestos de flores que en ramilletes ofrecían por pocas liras; automóviles nuevos desfilaban las angostas calles, las casas mostraban sus cuidados jardines, después de tantos años de guerra. Italia surgió vigorosa y progresista en el concierto del mundo; todo refulgía de color, la gente animada por una música suave y candenciosa, disfrutaba de su día de fiesta.

La emoción me gana el corazón, con una furtiva lágrima te digo hasta cualquier día; cumplí en parte la promesa de un lejano día en Necochea, Quequén.

De ti, puedo decir que eras un gran hombre, dudo que vivas, pero estarán sus hijos, nietos, radicados en Albano o en algún lugar cercano o lejano. Visiten la Capilla. Detengámonos alguna vez y digamos: ¿Quo Vadis? ¿Dónde Vamos?

20 de Agosto de 1999

*** Roque Severo (1922-2003). Juarense como el resto de su familia, fue el mayor de 5 hermanos. Lector empedernido de temas variados, con el tiempo se dedicó a la escritura, sobre todo de cuentos que enviaba a una revista chilena con sede en Temuco, para su publicación, actividad que lo encontró hasta sus últimos años de vida. También supo colaborar con artículos para los periódicos locales Patria Nuestra, Tribuna y El Fénix. En esta edición, publicamos uno de sus múltiples trabajos.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Juárez Vóley.

14/01/2021 22:01:00

Se viene un torneo de Beach para el fin de semana.

14/01/2021 22:01:00

leer mas

Automovilismo Zonal

14/01/2021 22:01:00

APPS arranca el 28 de febrero en "La Bota" de Olavarría.

14/01/2021 22:01:00

Necrológicas


†Roberto Daniel Moscardi

Falleció en Benito Juárez a los 103 años, el 11 de enero de 2021 Roberto M. Uhart y Pato Juan S.A. participan con profundo pesar su fallecimiento, acompañan a la familia y ruedan una plegaria en su memoria.

†Rubén Aníbal Labour

Falleció en María Ignacia Vela, a los 78 años, el 10 de enero de 2021 Agrupación Criolla "B. Juárez" participa con profundo pesar el fallecimiento de su gran colaborador, acompaña a la familia y eleva una plegaria en su memoria.

†Roberto Daniel Moscardi

Falleció en Benito Juárez a los 103 años, el 11 de enero de 2021 Raúl Argüelles y familia participan con hondo pesar su fallecimiento, hacen llegar sus condolencias a la familia y rezan por su eterno descanso junto a la paz del Señor.

†Roberto Daniel Moscardi

Falleció en Benito Juárez a los 103 años, el 11 de enero de 2021 APTASA participa con pesar su fallecimiento, acompaña a la familia en este momento de dolor y reza por su eterno descanso junto a la paz del Señor.

Sociales

13/01/2021 17:01:00

Sociales. Calendarios de pago del jueves 14 de enero

13/01/2021 17:01:00

Salud

13/01/2021 16:01:00

Salud. 131 casos activos se reportaron en Juárez

13/01/2021 16:01:00

Sociales

13/01/2021 00:01:00

Sociales. Nos dejó Don Roberto Moscardi a los 103 años

13/01/2021 00:01:00

Sociales

12/01/2021 23:01:00

Sociales. Medidas oficiales por Covid y Parque 9 de Julio

12/01/2021 23:01:00

Copyright © 2021 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana