Entrevista a la escritora Inés Garland

Entrevista a la escritora Inés Garland

"En la escritura hay una conexión con el inconsciente o con un lado que no manejamos tanto"

Para cada respuesta hay una mirada que completa las palabras. Inés Garland cuenta historias en sus cuentos y novelas que te atraviesan como un puñal que no mata, pero que deja una herida que convocará a la reflexión, son dolores buenos que enseñan. Sentada frente a la cámara de su computadora, en diálogo con este medio, habló de su escritura, de las distintas sensaciones que le ha provocado esta pandemia y también de la educación.

19 de enero de 2021 11:01:00

Una mañana

Casi como una historia propia de la ficción, Inés Garland nos cuenta como descubrió su gusto por la escritura. Durante su infancia pasaba las vacaciones en la casa de la abuela en Mar del Plata. "Tendría yo alrededor de 10 años cuando una vez me dejaron dormir sola en un cuarto muy blanco donde dormían mis padres. A la mañana cuando desperté se me ocurrió el principio de un cuento, como se me siguen ocurriendo hoy, que era el de una princesa de papel que se enamoraba de un soldado tijera. Y los padres no la dejaban obviamente y lo exiliaban al soldado mientras que ella se arrugaba toda" y agregó que "se me pareció ese principio y pedí no ir a la playa y me quedé todo ese tiempo, escribiendo, dibujando e ilustrando mi propio cuento. Cuando volvieron del mar mi abuela con mis hermanas estaba muy emocionada y cuando vinieron mis padres que estaban muy en la suya y venían poco me dieron mis cinco minutos de fama. Esa combinación de pasarme una mañana muy contenta imaginándome cosas y después lograr atención quedó combinada letalmente y seguí con eso toda la vida". Ese fue su primer cuento, después "a los trece tuve mi primer diario, a los 15 empecé a escribir cuentos, a los 16 fui a mi primer taller literario y le metí mucho trabajo hasta ahora".

El génesis de sus relatos

Al preguntarle si cada historia es algo que llega de manera inexplicable o es más que nada trabajo, indicó que "eso depende de cada escritor. Yo sé que Abelardo Castillo sabía sus cuentos hasta con los puntos y coma antes de sentarse a escribir, y Cortázar se sentaba y se dejaba llevar y no tenía la menor idea de lo que iba a suceder. La iba descubriendo a medida que escribía".

Respecto a su forma de escribir dijo que "en mi caso soy como Cortázar, empiezo y no tengo ni la menor idea de lo que estoy por hacer. La mayoría de las veces tengo una idea muy vaga. Hay un tema de la escritura, como cualquier arte y es su conexión con el inconsciente o con un lado que no manejamos tanto. Entonces depende de cuánto de ese lado influya en tu escritura y cuanto del lado racional".

Comentó además que "una vez que yo logro una primera versión con ese modo que es más bien de entrega, después tengo que corregir con todo lo que aprendí de técnica a través de los años, con lo que aprendí de leer a otros, con toda la teoría que leí, con lo que me enseñaron en los talleres". En referencia a esa formación explicó que "hice muchos años taller con Liliana Heker que es muy rigurosa, antes había hecho a los 16 talleres con Elsa Osorio. Ellas son muy distintas como maestras, pero las dos muy rigurosas y muy exigentes" y puntualizó que "después de esa primera versión que Liliana dice es un mal necesario, ahí entra un lado de corregir".

En referencia al proceso hacia la versión final del cuento o novela manifestó que hace unos años en un libro de escritura creativa había una imagen que después fue transformando por las suyas y que se las repite a sus alumnos. "la imagen es la de un niño que juega, que está cavando una mina y va tirando paladas hacia atrás y atrás viene el minero con la luz que ve y mira si en esa palada de tierra hay algo valioso o no" y completa diciendo que "si el minero va adelante no puedo escribir. Yo le digo a mis alumnos, olvídate del minero, el minero viene después. Lo que corresponde al lado más racional de corrección es lo del minero, muchas veces en ese trabajo de corrección vuelve a aparecer el niño y hay que dejarlo jugar nuevamente. Para mi escribir es un juego entre esos dos lados, permanente."

¿Te sentís cómoda con el cuento, la poesía o la novela?

IG: Hace muy poco que empecé a escribir poesía y con mucha vergüenza. Traduzco poesía, pero no escribía. Ahora sí lo estoy haciendo y tenía algunos guardados. Pero es quizás algo vergonzante para mi mostrarlos, me da mucho pudor. Yo empecé siendo cuentista y publiqué por primera vez a los 46 años. Hasta esa edad escribí solo cuentos. A los 42 creo empecé a escribir una novela. Me tranquiliza más escribir cuentos porque conozco mejor el formato y además porque termina antes. La novela puedo estar muchos años, ahora acabo de terminar una que empecé en el 2014. Y son muchos años que escribo, dejo de escribir, es una angustia sostenida en el tiempo. Si bien del cuento hago varias versiones, no es que no lo tenga resuelto. A veces estoy meses para resolver un final porque no me gusta, o porque creo que le falta trabajo. Ese estar frente a lo desconocido que es escribir me da menos angustia cuando es un cuento que una novela.

El lente

Cada autor debe tener algún texto que como una especie de lente le permite ver todo lo que puede lograr, hasta que horizonte puede llegar. Garland indicó que "tengo cuentos que fueron hitos en el descubrir lo que yo podía llegar a escribir. Una reina perfecta es un hito en mi escritura que lo junto con el Rayo verde que es otro cuento mío. Es como que de dijera escribí Rayo verde porque escribí Una reina Perfecta, un cuento que me hizo tomar contacto con una forma de tratar el tiempo que después aparece mucho en mi escritura". Y agregó que en su último libro Con la espada en mi boca, "entendí que podía operar con cosas de otros de la misma manera que lo hacía con mis propias cosas".

Y resaltó que "empecé en la adolescencia escribiendo cuentos de la literatura fantástica. Con Liliana, en su taller, escribí algunos cuentos que tenían algo de autobiográfico que después se iban para otro lado. Prefiero escribir sobre la base de algo que me conmueva que no necesariamente me tiene que haber pasado a mí. Mis cuentos tienen algo muy emocional".

¿Hay algo de anticipatorio en tu escritura?

IG: No. Viste que hay muchos escritores que se dieron cuenta que habían escrito sobre la pandemia. Lo que sí me pasa a mí es que escribo algo que estoy inventando y que realmente pasó y no estaba en la superficie. Que no lo había visto ni oído, ni vivenciado, pero otras personas al leerlo lo descubren. En Piedra, papel o tijera hay una escena donde los padres vienen de viaje y traen valijas con cosas de Miami, en la época del dos por uno, y eso no pasó nunca en mi casa porque mis padres no iban a Miami. Cuando lo leyó mi tía me contó que cuando yo tenía cuatro años, mi padre vino de un viaje con una valija llena de regalos y ella estaba parado como está parada el personaje, mirando como mi padre sacaba las cosas de la valija y no le había traído nada ni a sus hijos ni a ella. A la tía eso le dolió mucho. Esa escena no se trata de ello, yo tenía cuatro años y no me acordaba. En algún lugar estaba guardado. En este inconsciente se guardó esa percepción que luego salió en la escritura. Eso me pasa mucho y ese ejemplo es muy claro.

¿Qué estás leyendo?

IG: Ahora estoy leyendo, La belleza del marido que es de Anne Carson, un libro de poesía. Y empecé Los Llanos de Federico Falco que es un escritor Cordobés que me encanta.

¿La pandemia te disparo a escribir algo?

Yo en general soy muy lenta. En general las cosas que pasan las escribo muchos años más tarde. De Alemania me pidieron lo que en inglés se conoce como snippets, exabruptos, cosas cortitas sobre la pandemia. Eso fue en junio. Ayer le escribí al alemán que me convocó para decirle que si ahora tuviera que volver a hacer ese trabajo lo haría totalmente distinto. Era todo tan ingenuo o inocente eso que escribí y ahora me metería algo más denso, más fuerte.

¿Viendo la educación primaria y secundaria de tu hija, harías correcciones?

IG: Para mí el sistema educativo atrasa dos millones de años. No hubiera parecido mal aprovechar todo el 2020 para replantear el sistema educativo en lugar de clases por zoom con el sistema como está. Se sigue por inercia haciendo cosas que a los chicos ni a los docentes les interesa.

¿Punto final?

Hay en Inés una sensibilidad especial que se descubre al leerla. Uno podría seguir conversando por horas, como si lo que cuenta fuera parte de un cuento o una novela que uno no quiere que se termine. La conversación siguió un tiempo más, temas que darían para varias notas más. Pero me quedo con el tópico de los privilegios que en esta pandemia "quedaron tan en evidencia y es una hoguera que no me gusta alimentar. Y eso me pone bastante triste. Mi hija me dice: siempre fue así. Pero ahora es un asco, es demasiado evidente" dijo y agregó que "el tema de los privilegios lo mencioné en esos textos para Alemania. Hay un texto que se denomina Estimados vecinos que tiene que ver con que a tu vecino deberías cuidarlo tanto como a los tuyos, no se puede seguir pensando los míos son una cosa y los demás son los de afuera. El mundo no da para seguir pensando así". Y señaló que "yo compré al principio de la pandemia que esto que nos pasaba era que la humanidad se conecte. Soy idealista y por eso este último tiempo algunas cuestiones me deprimen".

Leer a Inés Garland es entrar a un universo emocional que te conmoverá. Hay en su escritura huellas de vida cotidiana en la que inevitablemente te encontrarás. Su literatura es un viaje que deberías experimentar.

Inés Garland

Ha publicado novelas y libros de cuentos para adultos, jóvenes y niños y ha participado en diversas antologías. Sus libros fueron traducidos al alemán, francés, holandés e italiano entre otros. Es la primera autora latinoamericana en ganar el Premio Deutscher Jugendliteraturpreis por su novela Piedra, papel o tijera. En 2018 ganó la beca Looren para traductores y en 2019 el XXX Premio Ala Delta de Literatura Infantil, Edelvives.

Fuente: https://agencialiterariacbq.com/

jmiarussi@elfenixdigital.com

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Sociales

26/02/2021 19:02:00

Calendario de pago de Marzo

26/02/2021 19:02:00

Sociales

26/02/2021 18:02:00

Regresa letracero, un espacio para la lectura

26/02/2021 18:02:00

Necrológicas


†Marcelo Noel Fernandez

Falleció en B Juárez a los 78 años, el 26 de febrero de 2021- Su esposa: Stella Maris Leiva Sus hijos: juan pablo, juan cruz, julio y noelia Sus hermanos: Edgardo, Anahí, Doris, Araceli, Juan, Ethel, Iris y Abel. Nietos, sobrinos sobrinos politicos, demás familiares y amistades participan con profundo pesar de su fallecimiento, sus restos fueron inhumados el día 26/02 , en la necrópolis local, previo oficio religioso en la misma a la hora 10..00. Hogar de duelo: Zibecchi 93 Velatorio: No se efectuó Servicios sociales coop. de consumo de electricidad de Juarez ltda.

†Marta María Cluigt vda. de Marelli

Falleció en B. Juárez a los 79 años, el 24 de febrero de 2021- Sus hijos: Pablo, Silvia y Verónica. Sus hijos políticos: Silvina, Pablo y Fabricio. Sus nietos: Augusto, Federico, Josefina y Paulino. Hermanos políticos, sobrinos, sobrinos políticos, primos, demás familiares y amistades participan con profundo pesar de su fallecimiento, Sus restos fueron inhumados el día 25/02 , en la necrópolis previo oficio religioso en la iglesia Nuestra Señora del Carmen a la hora 11..00. Hogar de duelo: Pellegrini 110 Velatorio : falucho 75 Servicios sociales Coop de consumo de electricidad de Juárez ltda.

†Graciela Noemí ALVAREZ de MIÑO

Falleció en Buenos Aires, a los 59 años, el 21 de febrero de 2021. Sus restos fueron inhumados el día 22/02, en la necrópolis, previo oficio religioso en la Capilla Ardiente a la hora 17:30. Hogar de duelo: Maipú 315 Velatorio: Falucho 75 Servicios Sociales Coop. de Consumo de Electricidad de Juárez Ltda.

†Carlos Alberto Labriola

Falleció en Benito Juárez a los 80 años, el 16 de febrero de 2021 Mauricio Annechini, Dina Franco, Pamela y Paula participan con profundo dolor el fallecimiento de Carlitos Labriola.

Anses

25/02/2021 17:02:00

Anses

25/02/2021 17:02:00

Calendario de pagos del viernes 26 de febrero

Fútbol Infantil

Copyright © 2021 | El Fenix Digital - El diario independiente de la mañana